jueves, 24 de mayo de 2012

  

EL CASO KLEIMAN

  

  


Edición de LA PRENSA del sábado 23 de junio de 1956




    Impac­tan­te cri­men con­mo­vió a la so­cie­dad de 1956 de­bi­do al ses­go que to­mó es­te ca­so, ya que la pri­me­ra in­for­ma­ción, se­gún nues­tros ar­chi­vos po­li­cia­cos, da­ba cuen­ta que la be­lla Ju­lie­ta Vau­gier de Klei­man ha­bía si­do ase­si­na­da por in­di­vi­duos que la­bo­ra­ron en la fá­bri­ca Ace­ros Es­mal­ta­dos, S.A., de Tlal­ne­pan­tla y que fue­ron des­pe­di­dos por el ad­mi­nis­tra­dor Pe­dro Klei­man, es­po­so de la in­for­tu­na­da mu­jer. To­do ha­cía su­po­ner un asal­to, una ven­gan­za...


   Pues bien ama­ble lec­tor, lo que en prin­ci­pio pa­re­cía una ven­det­ta fue ad­qui­rien­do tin­tes per­so­na­les. Pe­ro vea­mos có­mo se fue de­sen­re­dan­do la ma­de­ja en es­ta dra­má­ti­ca his­to­ria.


   El re­portero policiaco Cé­sar Sil­va Ro­jas in­for­ma­ba en LA PRENSA, el 21 de ju­nio de 1956, acer­ca de la muer­te a tu­ba­zos de la se­ño­ra Ju­lie­ta Vau­gier de Klei­man y que, mo­ral­men­te des­tro­za­do, fren­te al cuer­po de la com­pa­ñe­ra de su vi­da, Pe­dro Klei­man, de na­cio­na­li­dad ru­sa, di­jo con fir­me­za que los cri­mi­na­les eran ex tra­ba­ja­do­res de la fá­bri­ca a quie­nes él ha­bía des­pe­di­do. Sin em­bar­go, Pe­dro  fue de­te­ni­do pa­ra in­ves­ti­ga­ción y sus de­cla­ra­cio­nes eran con­fu­sas y am­bi­guas. Se mos­tra­ba muy ner­vio­so, aun­que en to­do mo­men­to se de­cía ino­cen­te del cri­men de su es­po­sa, quien al mo­rir con­ta­ba con 36 años de edad. Klei­man di­jo te­ner en­ton­ces 36 años de vi­da y se­ña­ló que con­tra­jo ma­tri­mo­nio con Ju­lie­ta en ju­lio de 1946 (diez años an­tes), ha­bien­do pro­crea­do cin­co hi­jos.



Pedro Kleiman y Julieta Vaugier
Foto: Archivo Gráfico/LA PRENSA




El día de su boda
Foto: Archivo Gráfico/LA PRENSA



Tres de sus hijos

Foto: Archivo Gráfico/LA PRENSA





   Tam­bién di­jo que la tar­de de los he­chos, co­mo a las 18:00 ho­ras, sa­lió con su es­po­sa a Tlal­ne­pan­tla a com­prar le­che pa­ra la me­rien­da de los ni­ños. Ju­lie­ta acom­pa­ñó a su ma­ri­do, a bor­do de una ca­mio­ne­ta pro­pie­dad de él, has­ta el Ca­fé El Da­nu­bio, don­de to­ma­ron ca­fé y pas­tel, ha­bien­do re­gre­sa­do a la fá­bri­ca cer­ca de las 20:00 ho­ras. Pe­dro di­jo ade­más que es­tu­vo tra­ba­jan­do en la fac­to­ría en la que, por cier­to, se ha­bía he­cho odio­so por el mal tra­to que da­ba a los tra­ba­ja­do­res. Re­gre­só a su ho­gar a las dos de la ma­ña­na, mi­nu­tos des­pués de co­me­ti­do el cri­men, se­gún él. Ase­gu­ró que cuan­do lle­gó por la puer­ta que da al po­nien­te, ésta se hallaba atran­ca­da por den­tro; la em­pu­jó y des­pués me­tió la ma­no pa­ra qui­tar la tran­ca y que al pe­ne­trar a las ha­bi­ta­cio­nes pu­do per­ca­tar­se que la puer­ta de atrás es­ta­ba abier­ta. Ac­to se­gui­do, se di­ri­gió a la re­cá­ma­ra de su se­ño­ra y en­ton­ces apa­re­ció an­te él tan ma­ca­bro cua­dro.
   En las ho­ras si­guien­tes, Pe­dro fue ma­te­rial­men­te aco­sa­do an­te la enor­me can­ti­dad de prue­bas acu­mu­la­das en su con­tra, la prin­ci­pal de las cua­les era la ga­bar­di­na de su pro­pie­dad que, mo­men­tos an­tes del cri­men, la ha­bía lle­va­do pues­ta y que las au­to­ri­da­des en­con­tra­ron sal­pi­ca­da de san­gre.


Así fue encontrada Julieta

Foto: Archivo Gráfico/LA PRENSA




La recámara, escenario de la fatídica agresión

Foto: Archivo Gráfico/LA PRENSA


   EL DIC­TA­MEN QUI­MI­CO,  FAC­TOR DE­TER­MI­NAN­TE

   Siem­pre es in­te­re­san­te co­no­cer en to­dos sus de­ta­lles, amigo lec­tor, las in­ves­ti­ga­cio­nes efec­tua­das por la cien­cia en au­xi­lio de la cri­mi­na­lís­ti­ca. El 23 de ju­nio de 1956, en To­lu­ca, LA PREN­SA en­tre­vis­tó a Teó­fi­lo Dorsch, pe­ri­to quí­mi­co le­gal de la Pro­cu­ra­du­ría del Dis­tri­to, cuan­do tra­ba­ja­ba en su la­bo­ra­to­rio de Allen­de 17. Fue aquel hom­bre quien con su dic­ta­men hun­dió a Klei­man­.La san­gre en­con­tra­da en el in­te­rior de la man­ga de­re­cha de la ga­bar­di­na, ana­li­za­da por el pro­fe­sio­nis­ta, re­sol­vió el in­trin­ca­do pro­ble­ma que te­nía fren­te a sí la po­li­cía, pues si bien las mu­chas con­tra­dic­cio­nes en que ca­yó Klei­man lo hi­cie­ron sos­pe­cho­so des­de el pri­mer mo­men­to, la prue­ba de­fi­ni­ti­va de su cul­pa­bi­li­dad es­ta­ba en la ga­bar­di­na.


La gabardina hundió a Kleiman

Foto: Archivo Gráfico/LA PRENSA









Objetos hallados en la casa de Tlalnepantla

Foto: Archivo Gráfico/LA PRENSA



   Fue al se­gun­do gol­pe con el tu­bo en las ma­nos de Kleiman lo que hi­zo sal­tar la san­gre y que és­ta pe­ne­tra­ra co­mo chis­gue­te en la man­ga. La gabardina tenía nu­me­ro­sas man­chas hemáticas que re­co­gió la te­la al que­dar so­bre el cuer­po de la in­for­tu­na­da mu­jer. Pe­ro allí, en su in­te­rior, en la man­ga de­re­cha, se apreciaba sangre, evidencia con­tun­den­te que aca­bó con las men­ti­ras de Klei­man, quien no pu­do ha­cer fren­te a esas prue­bas quí­mi­cas que lo in­cri­mi­na­ban. Eso fue  lo que le per­dió. Ya no pu­do más y así lo hi­zo sa­ber. En tanto, la sociedad de la época pedía la muerte del asesino...
   La pre­sión era mu­cha y la con­cien­cia ator­men­ta­ba al ya de­ses­pe­ra­do Pe­dro Klei­man. El dic­ta­men quí­mi­co le­gal de­mos­tró que él fue quien asesinó a Julieta Vaugier. Kleiman no tu­vo más re­me­dio que con­fe­sar que por el odio acu­mu­la­do du­ran­te años, co­me­tió el cri­men.
   Di­jo que a cau­sa de las exi­gen­cias de su es­po­sa, que le hi­cie­ron per­der su for­tu­na, se acu­mu­ló por años un sen­ti­mien­to hos­til que lo ori­lló a ma­tar a Ju­lie­ta.
   An­te el Pro­cu­ra­dor Gui­ller­mo Co­lín Sán­chez, y aco­rra­la­do por las prue­bas que ha­bía en su con­tra, Kleiman con­fe­só ple­na­men­te ser el au­tor del ase­si­na­to.
   -¡Sí, yo la ma­té, no pue­do más... di­ré to­da la ver­dad pe­ro, por fa­vor, sean cle­men­tes con­mi­go...!
   -La que­ría mu­cho, la quie­ro mu­cho, pe­ro... ya no po­día más. Era im­pe­ra­ti­va, do­mi­nan­te, exi­gen­te y to­dos de­cían que ella lle­va­ba los pan­ta­lo­nes en la ca­sa, de­cía Pe­dro, in­di­can­do que que­ría des­car­gar su con­cien­cia.
   Se pu­so de pie. Sus ojos pa­re­cían sal­tár­se­le de las ór­bi­tas. Mi­ra­ba con ex­pec­ta­ción, odio y te­mor a quie­nes lo ro­dea­ban, y al mis­mo tiem­po se de­ja­ba caer so­bre la si­lla.
   -¿Por qué la ma­tó tan in­tem­pes­ti­va­men­te? -se le pre­gun­tó.
   -Cuan­do en­tré a la ca­sa y la vi acos­ta­da, muy de­re­cha, pen­sé en aca­bar con ella. Ha­bía lle­ga­do el mo­men­to de de­ci­dir­me...
   Sa­lió una vez más de su ca­sa con di­rec­ción a la fá­bri­ca, bien pa­ra ce­der an­te el im­pul­so bár­ba­ro que le ata­có de mo­men­to, o bien pa­ra pla­near me­jor la muer­te de su mu­jer que -se­gún él- lo hi­zo que­dar en la des­gra­cia, de la que nun­ca pu­do sa­lir. Es­te fue el re­la­to de su cri­men:
   “A la 1:45 de la mañana, es­tan­do en la fá­bri­ca con los tra­ba­ja­do­res, me fui a la ca­sa, pe­ne­tran­do en ella sin en­cen­der la luz. Es que del la­do de la ca­rre­te­ra hay un fo­co que alum­bra per­fec­ta­men­te la re­cá­ma­ra y el pa­si­llo, pues la puer­ta es de vi­drio.
   “En­tré en la ca­sa, vi a Ju­lie­ta acos­ta­da en la ca­ma. Te­nía una su­da­de­ra y unos pan­ta­lo­nes, y so­bre és­tos su ca­mi­són. Me di­ri­gí al ro­pe­ro y sa­qué la ga­bar­di­na, re­gre­san­do a la fá­bri­ca pa­ra vi­gi­lar a los tra­ba­ja­do­res. Por mi men­te cru­za­ron los de­seos de aca­bar con ella. Re­cor­dé que me ha­bía he­cho mu­cho da­ño y que era ne­ce­sa­rio ter­mi­nar con to­do es­to.
   “Diez mi­nu­tos des­pués, más o me­nos, vol­ví a la ca­sa, y al ver­la dor­mi­da sen­tí un in­des­crip­ti­ble co­ra­je, se­gu­ra­men­te in­cu­bado por las des­gra­cias que ella me ha­bía oca­sio­na­do. Cru­cé la ca­sa has­ta lle­gar a la puer­ta del pa­tio; vi un tu­bo que la atran­ca­ba, y re­gre­sé con él has­ta don­de mi es­po­sa se en­con­tra­ba”.
   Su ira lo lle­vó a ar­mar­se. De­ci­di­do, en­tró a la ha­bi­ta­ción, no­tan­do en­ton­ces que Ju­lie­ta se mo­vía, cam­bian­do de po­si­ción. Y agre­gó:
   “No es­pe­ré a pen­sar­lo mu­cho y al mo­men­to le pe­gué con el tu­bo en la ca­be­za. No hu­bo un que­ji­do de su par­te, pe­ro co­mo vie­ra yo que se mo­vía aún, vol­ví a ases­tar­le otro tu­ba­zo, no­tan­do en­ton­ces que mis ma­nos y la ga­bar­di­na se man­cha­ban de san­gre. Ella se­gu­ra­men­te mu­rió en­ton­ces...”
   -¿Qué hi­zo us­ted?
   -Me vi las manos rojas y me las limpié con la almohada porque me daba horror cómo las tenía. También me quité la gabardina y la eché sobre ella. Al hacer esto, vi sus pantalones y tiré de ellos para quitárselos, por eso se rompieron.
   -¿Cómo se sintió en­ton­ces?
   -Tu­ve un mo­men­to de lu­ci­dez y, an­te lo que ha­bía he­cho, se me ocu­rrió pre­pa­rar al­go pa­ra ha­cer creer que otro la ha­bía ma­ta­do.
   Agre­gó que abrió el ro­pe­ro y sa­có to­da la ro­pa que ha­bía en él, re­gan­do par­te en el sue­lo pa­ra que se apre­cia­ra el de­sor­den. Pre­pa­ra­ba en­ton­ces el es­ce­na­rio del ro­bo. Lue­go, di­jo que se di­ri­gió a la co­ci­na y con un pi­ca­hie­lo for­zó el can­da­do que ase­gu­ra­ba la ca­ja de ma­de­ra, don­de los al­ba­ñi­les guar­da­ban sus he­rra­mien­tas.
   -¿A quién pen­sa­ba us­ted cul­par?
   -A Má­xi­mo To­rres, el al­ba­ñil. Sa­qué una “pa­ta de ca­bra” -fie­rro con el que los al­ba­ñi­les do­blan la va­ri­lla co­rru­ga­da- y des­pués fui al lu­gar don­de la cria­da plan­cha­ba. To­mé la plan­cha y por la puer­ta orien­te sa­lí al pa­tio. “Los lim­pié pa­ra que no lle­va­ran mis hue­llas y ti­ré todo por la bar­da”.
   -¿Con qué pro­pó­si­to lo hi­zo?
   -Pa­ra que la policía cre­ye­ra que por ahí ha­bían sa­li­do los la­dro­nes y ase­si­nos.
   Ca­be se­ña­lar que LA PREN­SA dio con va­rias pis­tas pa­ra el es­cla­re­ci­mien­to de es­te cri­men al coad­yu­var en las in­ves­ti­ga­cio­nes po­li­cia­cas.
   Con­fir­mán­do­se en to­das sus par­tes la in­for­ma­ción da­da por es­te dia­rio so­bre la for­ma en que de­sa­pa­re­cie­ron los ob­je­tos “ro­ba­dos”, Pe­dro Klei­man di­jo:
   “To­mé unas ro­pas de Ju­lie­ta, otras mías y de mi hi­ji­ta Ana. Las jun­té con el tu­bo con que la ma­té y fui a la fá­bri­ca. Na­die es­ta­ba cer­ca de uno de los hor­nos, que tie­ne co­mo mil gra­dos de tem­pe­ra­tu­ra. Se­gu­ro que na­die me veía, me acer­qué y arro­jé al in­te­rior to­do lo que lle­va­ba, vien­do que en un ra­to se que­ma­ba to­do”.
   Pen­sa­ti­vo, Klei­man aña­de:
   “Por tercera vez me fui a la casa dejando abierta la puerta de atrás. Dijo que estaba seguro que todo lo había hecho bien; que nada había dejado sin tomar en cuenta, una vez que recorrió la casa para cerciorarse de ello. Fue entonces, cuando aparentando una sorpresa tremenda que lo tenía hundido en el dolor, salió gritando a los trabajadores que habían matado a su esposa; que le habían robado y pedía a gritos las llaves para llamar a la policía.
    “Eso es to­do, na­da más ten­go que de­cir”, di­jo, de­jan­do caer la ca­be­za so­bre el pe­cho.
   -¿No se arre­pien­te de lo que hi­zo?
   -Sí, mu­cho... Tam­bién me arre­pien­to por­que de­jo a mis hi­jos en la or­fan­dad, sin ma­dre y sin pa­dre.
   Lue­go, te­me­ro­so, ya que sa­bía que en el Es­ta­do de Mé­xi­co exis­te la pe­na de muer­te (1956), di­jo:
   “Ten­gan cle­men­cia, por fa­vor ten­gan pie­dad de mí"...
   -¿Nun­ca pen­só en ter­mi­nar con ella de otra for­ma? -se le pre­gun­tó.
   -Es­tan­do en Gua­da­la­ja­ra le pro­pu­se que nos di­vor­ciá­ra­mos, pe­ro ella no acep­tó, se opu­so ter­mi­nan­te­men­te.
   To­do ello lo re­cor­dó en unos mi­nu­tos el hom­bre ya pri­va­do de su li­ber­tad, hun­di­do en un di­ván en el des­pa­cho po­li­cial. Cin­co mi­nu­tos le bas­ta­ron pa­ra ase­si­nar a la mu­jer que, afir­mó, ado­ra­ba, pe­ro que­ría sal­var­se y mon­tó “el tea­tro” del ro­bo pa­ra in­cul­par a ino­cen­tes. Klei­man di­jo que nun­ca pre­me­di­tó su cri­men, si­no que “fue co­sa de mo­men­to” el re­sul­ta­do de que en él se des­per­ta­ra el ins­tin­to sal­va­je de ma­tar a la que fue su com­pa­ñe­ra du­ran­te diez años. “Pe­ro no soy el cri­mi­nal fe­roz que di­cen...”, in­sis­tía al re­por­te­ro.



Kleiman parecía arrepentido

Foto: Archivo Gráfico/LA PRENSA



Nervioso, aceptaba su crimen

Foto: Archivo Gráfico/LA PRENSA



Tras las rejas, daba sus impresiones
a LA PRENSA


Con el reportero Jorge Herrera Valenzuela

Foto: Archivo Gráfico/LA PRENSA



EN SU JUVENTUD CONOCIO A JULIETA

   En 1927 Pe­dro Klei­man lle­gó a Mé­xi­co, procedente de Odesa, Rusia -donde nació-, cuan­do te­nía tres años de edad. En su ju­ven­tud co­no­ció a Ju­lie­ta, en Ira­pua­to, a la que tra­tó al­gún tiem­po. Pos­te­rior­men­te sos­tu­vie­ron re­la­cio­nes, ha­bién­do­se ca­sa­do en ju­lio de 1946. Lue­go le pro­pu­sie­ron un tra­ba­jo en Mé­ri­da y lo­gró ga­nar mu­cho di­ne­ro en la com­pra y ven­ta de pie­les. Su de­seo de aho­rrar vi­no al tras­te cuan­do Ju­lie­ta le em­pe­zó a exi­gir. El, dé­bil de ca­rác­ter y ena­mo­ra­do de su es­po­sa, se­gún di­jo, le com­pla­ció to­dos sus ca­pri­chos, al gra­do de que cam­bia­ron de ca­sa has­ta en cua­tro oca­sio­nes, siem­pre pa­ra me­jo­rar.



Julieta Vaugier


   Cam­bió su gi­ro ha­cia Gua­da­la­ja­ra, lu­gar don­de tam­bién ob­tu­vo bue­nas ga­nan­cias. Pe­ro las exi­gen­cias de Ju­lie­ta eran ca­da vez ma­yo­res.  An­te ta­les si­tua­cio­nes vi­no lo que Pe­dro ya es­pe­ra­ba: la quie­bra de su ne­go­cio, pe­ro en for­ma frau­du­len­ta, ya que él sa­có 40,000 pe­sos en pie­les que es­con­dió en una ca­sa, lue­go de­nun­ció la quie­bra, pe­ro cuan­do se des­cu­brió es­to, su pro­tec­tor Car­los Kra­ser, lo de­man­dó.
   Pe­dro hu­yó con su fa­mi­lia rum­bo a la ciu­dad de Mé­xi­co. A par­tir de en­ton­ces na­die le ayu­da­ba. La po­bre­za en­tró a su ho­gar. Su si­tua­ción eco­nó­mi­ca era pé­si­ma y tu­vie­ron que re­fu­giar­se con su cu­ña­do, des­pués de que ven­die­ron to­dos sus mue­bles.
   Su her­ma­na Gui­ka y su marido le ob­se­quiaron mil pe­sos. Con ese di­ne­ro al­qui­la­ron un cuar­to en la Ave­ni­da de los Maes­tros y mon­ta­ron una mis­ce­lá­nea mo­des­ta. En­ton­ces él acep­tó un tra­ba­jo en la em­pre­sa In­dus­trial de Plás­ti­cos y de­jó a Ju­lie­ta en­car­ga­da de la mis­ce­lá­nea. Su es­po­sa, di­jo, gas­ta­ba mu­cho di­ne­ro y bien pron­to el ne­go­cio aca­bó en sus ma­nos.
   Por con­duc­to de su pri­mo her­ma­no, sus pa­tro­nes le die­ron un prés­ta­mo de cua­tro mil pe­sos, con lo que tra­ba­jó, ob­te­nien­do una uti­li­dad de 800 pe­sos men­sua­les, pe­ro otra vez, Ju­lie­ta exi­gía y lo per­dió to­do. Su pri­mo pa­gó el di­ne­ro que re­ci­bió.
   A par­tir de en­ton­ces, en 1953, acep­tó el tra­ba­jo que le ofre­cie­ron en la fá­bri­ca Ace­ros Es­mal­ta­dos S.A., en Tlal­ne­pan­tla (don­de ase­si­nó a su es­po­sa).
   Ga­na­ba 600 pe­sos men­sua­les, pe­ro de­bi­do a su cum­pli­mien­to y su­pe­ra­ción en el tra­ba­jo lo as­cen­die­ron, que­dan­do co­mo ad­mi­nis­tra­dor. Pa­ra que es­tu­vie­ra al pen­dien­te de to­do lo que su­ce­día en la fá­bri­ca, le hi­cie­ron den­tro de las ins­ta­la­cio­nes de la fac­to­ría la ca­sa don­de vi­vía, pe­ro, co­mo era hu­mil­de, Ju­lie­ta no la qui­so, ra­zón por la que al­qui­ló un de­par­ta­men­to en la Ca­lle Ca­le­ta 42, in­te­rior 11, Co­lo­nia Nar­var­te, pa­gan­do 325 pesos al mes...

SU PRISION Y CONDENA

   El martes 26 de ju­nio de 1956 le fue dic­ta­do a Pe­dro Klei­man Lu­bousky el au­to de for­mal pri­sión, y casi tres años después, el sá­ba­do 11 de abril de 1959, fue sen­ten­cia­do a 30 años de pri­sión por la muer­te de su es­po­sa Ju­lie­ta Vau­gier. Sin em­bar­go, el uxo­ri­ci­da ha­ría sen­sa­cio­na­les de­cla­ra­cio­nes que con­fun­dían a la so­cie­dad de aque­lla épo­ca, más no a las au­to­ri­da­des...



Recibió auto de formal prisión

Foto: Archivo Gráfico/LA PRENSA



   “¡Yo no la ma­té, no po­día ma­tar­la... si la ado­ra­ba tan­to. Con­fe­sé, sí, pe­ro por mie­do, ju­ro que soy ino­cen­te. Que bus­quen al ase­si­no de Ju­lie­ta... yo quie­ro vi­vir pa­ra mis hi­jos!”.
   Eran las do­ce ho­ras con vein­ti­cin­co mi­nu­tos del lu­nes 25 de ju­nio de 1956, cuan­do re­tum­bó la voz de Pe­dro Klei­man en la pe­que­ña re­cá­ma­ra don­de fue in­mo­la­da cruel­men­te a tu­ba­zos Ju­lie­ta Vau­gier.
   La re­cons­truc­ción del cri­men se tradujo en una re­pul­si­va pan­to­mi­ma, bur­da y tor­pe, re­pre­sen­ta­da por Kleiman, quien cla­ma­ba ino­cen­cia a gri­tos, ins­tan­tes des­pués que, por ené­si­ma vez, an­te un cen­te­nar de per­so­nas -pe­rio­dis­tas, abo­ga­dos, pa­rien­tes del vic­ti­ma­rio y tra­ba­ja­do­res- con­fe­só có­mo co­me­tió el ase­si­na­to. La co­me­dia mon­ta­da por Klei­man y sus familiares des­con­cer­tó a los agen­tes po­li­cia­cos que in­ves­ti­ga­ron el ca­so, pe­ro al mis­mo tiem­po aña­die­ron que “eso ya lo es­pe­rá­ba­mos”…
   Per­so­nas alle­ga­das a la fa­mi­lia Klei­man de­ja­ron es­ca­par al do­mi­nio pú­bli­co que Pe­dro no es­ta­ba bien en el mo­men­to en que ma­tó a Ju­lie­ta la no­che del miér­co­les 20 de ju­nio (1956) y has­ta pi­die­ron que sea “re­vi­sa­do” por un mé­di­co es­pe­cia­lis­ta y sir­va de ate­nuan­te a su de­li­to. De esa for­ma, la lo­cu­ra se­ría es­gri­mi­da por la de­fen­sa de Klei­man.
   Por su par­te, la ma­dre de Ju­lie­ta, se­ño­ra Mag­da­le­na Itur­bi­de, ase­gu­ró que Klei­man era el ase­si­no y “de­be pa­gar con la muer­te”. En­tre­vis­ta­da en su do­mi­ci­lio de Ex­tre­ma­du­ra 55, la da­ma te­nía la ple­na con­vic­ción que Pe­dro Klei­man era el cri­mi­nal.
   El ase­si­no, di­jo la se­ño­ra, gas­ta­ba to­do el di­ne­ro que ga­na­ba en sus parientes, ne­gán­do­se­lo a sus hi­jos pa­ra su ali­men­ta­ción. Hu­bo oca­sión, afir­mó enér­gi­ca, que Ju­lie­ta re­ci­bió diez pe­sos en una se­ma­na y le di­jo que “se las arre­gla­ra co­mo pu­die­ra”...
   En el cur­so de la en­tre­vis­ta, la se­ño­ra Itur­bi­de de­cla­ró que en oca­sio­nes Klei­man era un ogro, un in­di­vi­duo sal­va­je y pe­li­gro­so que gol­pea­ba a sus hi­jos por el me­nor mo­ti­vo y que, cuan­do no que­rían co­mer, les in­tro­du­cía por la fuer­za los ali­men­tos. “Ne­ce­sa­ria­men­te eso da­ba lu­gar a que Ju­lie­ta le lla­ma­ra la aten­ción y te­nían di­fi­cul­ta­des y ale­ga­tos por ello. Tam­po­co les dio al­gu­na dis­trac­ción, pues se las ne­ga­ba sis­te­má­ti­ca­men­te, pu­dién­do­se afir­mar que no han te­ni­do una ni­ñez ale­gre”, di­jo la se­ño­ra.



"Debe pagar con la muerte", decía
la madre de Julieta

Foto: Archivo Gráfico/LA PRENSA



   Pero lo cierto es que Pedro Kleiman se hundía más y más. Sin embargo, era un hombre de suerte porque, aún convicto y confeso, difícilmente llegaría a pagar su crimen en el paredón. El entonces gobernador del Estado de México, Salvador Sánchez Colín, entrevistado por LA PRENSA, declaró categóricamente no ser partidario de la pena de muerte. La vecina entidad era una de las pocas que aún conservaban en su legislación la pena de fusilamiento para los reos de delitos graves, tales como el asesinato de la señora Julieta Vaugier.
    El jue­ves 28 de ju­nio, Pe­dro Klei­man ad­ver­tía: “al­gún día pu­bli­ca­rán mi ino­cen­cia”... Al también re­por­te­ro de es­te dia­rio, Car­los Bor­bo­lla, el ho­mi­ci­da con­fe­so aña­día: “han de caer los cri­mi­na­les”…
   Pe­dro Klei­man es­ta­ba muy tran­qui­lo a pe­sar de la re­so­lu­ción del juez. El re­por­te­ro Bor­bo­lla ha­bló con el cri­mi­nal a tra­vés de la re­ja de su cel­da. Es­ta­ba muy cam­bia­do, ya se ha­bía ba­ña­do y ra­su­ra­do. “Lo úni­co que de­seo es que la jus­ti­cia bus­que a los ase­si­nos, por­que des­de el mo­men­to en que yo no lo soy, de­ben exis­tir y es­tán li­bres. Dios di­rá, ten­go es­pe­ran­zas. Es­pe­ro que to­do se acla­re bien, no pien­so sa­lir a ba­se de ‘mor­di­das’, si­no una vez que se atra­pe a los ase­si­nos”...
   Des­pués de un re­ce­so de va­rios me­ses, el fis­cal y de­fen­sor que in­ter­vi­nie­ron en el pro­ce­so con­tra Pe­dro Klei­man, rea­nu­da­ron tre­men­da lu­cha el 23 de ju­lio de 1957. El ase­si­no ges­ta­ba ar­ti­ma­ñas pa­ra sa­lir en li­ber­tad. In­clu­so, se pu­bli­có el jue­ves 25 de ju­lio (1957) que uno de los de­te­ni­dos en re­cien­te re­da­da, Je­sús Sán­chez Ro­jas, y que se­guía pre­so úni­ca­men­te por ser de­lin­cuen­te co­no­ci­do, re­sul­tó ser en rea­li­dad, san­gui­na­rio ase­si­no, miem­bro de una ban­da que co­me­tió in­nu­me­ra­bles ro­bos y crí­me­nes en Tlal­ne­pan­tla, Cuau­ti­tlán y Le­che­ría, y al cual los abo­ga­dos del uxo­ri­ci­da Klei­man tra­ta­ron de con­ver­tir, ha­cía ya me­ses, en diz­que “ver­da­de­ro” asesino de Ju­lie­ta Vau­gier Itur­bide.
   Je­sús Sán­chez Ro­jas y su cu­ña­do Apo­li­nar Her­nán­dez Pé­rez se ha­bían fu­ga­do ha­cía diez días de la Cár­cel de Cuau­ti­tlán. El je­fe de gru­po, Jo­sé Luis Sa­ro Ro­drí­guez in­for­mó que los dos de­lin­cuen­tes ro­ba­ron la ca­sa de Klei­man. Cuan­do se le pre­gun­tó al jo­ven ma­tón acer­ca del ro­bo, és­te acep­tó: “sí, pe­ro nos que­rían aven­tar ese ‘pa­que­te’, el cri­men de la se­ño­ra Ju­lie­ta. Has­ta nos tu­vie­ron unos días en To­lu­ca”.



Foto: Archivo Gráfico/LA PRENSA


Jesús Sánchez Rojas y Apolinar
Ramírez, serían "chivos expiatorios".

Foto: Archivo Gráfico/LA PRENSA




   El fis­cal hi­zo de­cla­ra­cio­nes, ha­cien­do sa­ber que Klei­man es­ta­ba bus­can­do a un ti­po que se con­fe­sa­ra res­pon­sa­ble, en su lu­gar. Los dos de­lin­cuen­tes fue­ron de­te­ni­dos tiem­po más tar­de; eran ma­to­nes, de­bían crí­me­nes. Al de­cla­rar, di­je­ron lo del ro­bo a la ca­sa de Klei­man y, se­gún se su­po, los de­fen­so­res del uxo­ri­ci­da es­ta­ban tra­tan­do de car­gar­les el cri­men de la gua­pa se­ño­ra, to­man­do en cuen­ta las coin­ci­den­cias: que ope­ra­ban por el mis­mo rum­bo y que ma­ta­ron a un ma­tri­mo­nio a tu­ba­zos. To­tal, que el tam­bién cri­mi­nal Je­sús Sán­chez Ro­jas iba a ser chi­vo ex­pia­to­rio pa­ra sal­var a Pe­dro Klei­man. In­clu­so, se pu­bli­ca­ba que Pe­dro Klei­man sal­dría li­bre...
   Pero ante las embestidas del abogado defensor de Kleiman, que estaba tratando de confundir a todos los testigos y aprovechar todos sus errores para beneficio del asesino, el fiscal respondió con acierto y, tratando de no dejar puerta de escape al culpable, ofreció el testimonio de varios reporteros policiacos que intervinieron en las primeras investigaciones e hicieron entrevistas al principal personaje de este caso, para demostrar, sin lugar a dudas y lograr una sentencia condenatoria, que el extranjero Pedro Kleiman fue culpable de la muerte de su esposa Julieta Vaugier, y que su retractación, después de haber confesado, fue una clara maniobra para burlar a la justicia y obtener –ese era su sueño- una condena absolutoria.
    Se po­nía así al ro­jo vi­vo el ca­so Klei­man y se­gui­rían du­ran­te las si­guien­tes se­ma­nas in­ten­sas ba­ta­llas ju­rí­di­cas que el fis­cal sos­te­nía con la de­fen­sa, pa­ra de­jar sin sa­li­da al uxo­ri­ci­da Pe­dro Klei­man.
   De he­cho, dos años más tar­de, el miér­co­les 4 de mar­zo de 1959, el re­por­te­ro Ma­rio A. San­tos­coy in­for­ma­ba so­bre nue­va ma­nio­bra de Klei­man pa­ra sal­var­se de la pri­sión. Es­ta­ba a un pa­so de ser de­cla­ra­do ino­cen­te, al dar­se a co­no­cer la cap­tu­ra de tres su­je­tos que se con­fe­sa­ron au­to­res de la muer­te de Ju­lie­ta Vau­gier Itur­bide.




Kleiman en su celda, en 1959

Foto: Archivo Gráfico/LA PRENSA



   Sin em­bar­go, se su­po que to­do fue una ma­nio­bra ur­di­da por el de­fen­sor del uxo­ri­ci­da en con­tu­ber­nio con el je­fe de la Po­li­cía Ju­di­cial pa­ra sal­var al ver­da­de­ro res­pon­sa­ble. La ban­da de ase­si­nos de­te­ni­da fue ex­cul­pa­da por las au­to­ri­da­des, fa­llan­do así la bur­da ju­ga­rre­ta pa­ra sal­var a Kleiman de su pri­sión.
   Pe­ro lo cier­to es que no pu­do ser sal­va­do de las re­jas que lo apri­sio­na­ban por la muer­te de su es­po­sa Ju­lie­ta, si­no que in­clu­so se con­vir­tió con los años en amo y se­ñor de la cár­cel de Tlal­ne­pan­tla.
    El 10 de ju­lio de 1964 el re­por­te­ro Jor­ge He­rre­ra Va­len­zue­la in­for­mó que Klei­man ha­bía si­do sen­ten­cia­do a muer­te por más de dos­cien­tos re­clu­sos, des­pués de que ba­la­ceó a cua­tro de ellos.
   Con la com­pla­cen­cia del co­ro­nel Be­ni­to Ze­pe­da Del­ga­di­llo, Klei­man man­tu­vo ab­so­lu­to con­trol en el pe­nal. Lo­gró ar­mar­se con un re­vól­ver que com­pró en 400 pe­sos den­tro del pre­si­dio.
    El co­ro­nel y cua­tro ce­la­do­res que­da­ron pre­sos por dis­po­si­ción del Mi­nis­te­rio Pú­bli­co. Pe­dro Klei­man, con 40 años de edad (en 1964) pe­día con an­gus­tia pro­tec­ción po­li­cia­ca an­te la ola de ame­na­zas pa­ra aten­tar con­tra su vi­da  y acep­tó ha­ber ba­lea­do a cua­tro reos, pe­ro que fue en le­gí­ti­ma de­fen­sa. En­fer­mo, pe­día ser en­via­do a otra pri­sión. Y el 14 de ju­lio, con ab­so­lu­ta dis­cre­ción, Pe­dro Klei­man fue tras­la­da­do a la cár­cel de To­lu­ca. Se in­for­mó tam­bién que ha­bía pla­nes pa­ra en­viar­lo al pe­nal de las Is­las Ma­rías...
   Klei­man de­bió re­cu­pe­rar su li­ber­tad años des­pués, pues no se su­po que ha­ya muer­to en pri­sión. Así se ce­rró, amigos lectores, es­te apa­sio­na­do ca­so que con­mo­vió a la sociedad en la se­gun­da mi­tad de la dé­ca­da de los años cin­cuen­ta…

  


   Mi más sincero agradecimiento a mi valiosa lectora y querida amiga Monique por su sensibilidad y acertada orientación, misma que enriqueció la edición del caso relatado.