jueves, 14 de junio de 2012

LA ESFINGE DE LOS OJOS VERDES



Foto: Archivo Gráfico/LA PRENSA

Luis Francisco Macías

     En cir­cuns­tan­cias un tan­to ex­tra­ñas en­con­tró la po­li­cía de la No­ve­na De­le­ga­ción, el do­min­go 3 de ju­lio de 1938, el ca­dá­ver de un hom­bre de cien­cia, An­to­nio Cor­tés Váz­quez, de unos 72 años de edad, en el cuar­to de ba­ño de la ca­sa 30 de la Ca­lle Ca­ñi­tas, en Ta­cu­ba.

     Cer­ca de la puer­ta del cuar­to de re­fe­ren­cia apa­re­cía en de­cú­bi­to ven­tral el catedrático con un ba­la­zo a la al­tu­ra del co­ra­zón, que le atra­ve­só el cuer­po pa­ra sa­lir por el hom­bro iz­quier­do, mar­cán­do­se el im­pac­to en el te­cho de la es­tan­cia. Ade­más, en el si­tio exac­to en que ca­yó el ca­dá­ver del pro­fe­sor -quien era je­fe de una de las sec­cio­nes del Mu­seo de His­to­ria y Ar­queo­lo­gía- ha­bía de­no­ta­cio­nes de que el hom­bre ha­bía si­do víc­ti­ma de una en­fer­me­dad oca­sio­na­da tal vez por ex­ce­sos en la ali­men­ta­ción y en be­bi­das al­co­hó­li­cas.

     Eran cer­ca de las dos de la ma­ña­na cuan­do la se­ño­ra Ma­ría Ele­na Sán­chez de Ber­ger, jo­ven aún y de cier­tos atrac­ti­vos per­so­na­les, lle­gó has­ta el cuar­to de cria­dos de la ca­sa del pro­fe­sor Cor­tés y a gri­tos ex­cla­mó, di­ri­gién­do­se a los cria­dos:

     -¡Pá­ren­se, quién sa­be qué tie­ne el se­ñor!..

     Y al mo­men­to apa­re­cie­ron las do­més­ti­cas Ma­nue­la Mar­tí­nez, Re­mi­gia Ri­ve­ra y Flo­ren­cio Ro­drí­guez, és­te, es­po­so de la pri­me­ra. Ape­nas cu­bier­tas con sus ro­pas, con el sem­blan­te re­ve­la­dor de an­gus­tia, co­rrie­ron ha­cia el cuar­to de ba­ño que co­mu­ni­ca­ba con una puer­ta al co­me­dor. Y ahí des­cu­brie­ron el ca­dá­ver de su pa­trón.

     Ma­ría Ele­na en­ton­ces di­jo que, ca­sa­da con un se­ñor de apellido Ber­ger, ha­cía cua­tro años que se ha­bía se­pa­ra­do de és­te por in­com­pa­ti­bi­li­dad de ca­rac­te­res, co­no­cien­do tam­bién por aque­lla épo­ca al pro­fe­sor Cor­tés Váz­quez, quien se preo­cu­pó por la si­tua­ción de ella, es­ta­ble­cién­do­se un tra­to qui­zás fa­mi­liar, al que no se dio ma­yor im­por­tan­cia por el mo­men­to en vir­tud de la di­fe­ren­cia de eda­des. El pro­fe­sor, viu­do ha­cía cin­co años, te­nía una hi­ja, es­po­sa en­ton­ces del doc­tor Ro­bles, con quien ha­bía te­ni­do va­rios hi­jos. Y co­mo hom­bre de cien­cia de­di­ca­do al es­tu­dio, Cor­tés Váz­quez no qui­so, da­das sus con­di­cio­nes eco­nó­mi­cas, vi­vir acom­pa­ña­do de sus fa­mi­lia­res, si­no que se ins­ta­ló en la ca­si­ta de la ca­lle de Ca­ñi­tas, te­nien­do a su ser­vi­cio a la ser­vi­dum­bre an­tes ci­ta­da.


En esta casa, ubicada en la calle Cañitas 30, Tacuba,
 sucedió el misterioso hecho.
Foto: Archivo Gráfico/LA PRENSA



     En esa ca­sa, el pro­fe­sor te­nía for­ma­da una mag­ní­fi­ca bi­blio­te­ca en la que pa­sa­ba mu­chas de sus ho­ras li­bres, y ade­más, un sa­lón en el que guar­da­ba to­da cla­se de ob­je­tos ar­tís­ti­cos y de va­lor. A esa ca­sa lle­gó en va­rias oca­sio­nes Ma­ría Ele­na en bus­ca de con­se­jo y así, po­co a po­co, fue es­ta­ble­cién­do­se una in­ti­mi­dad que al fi­nal, ha­cía apro­xi­ma­da­men­te dos años, li­gó ín­ti­ma­men­te a las dos per­so­nas. El pro­fe­sor Cor­tés Váz­quez se com­pren­de que es­ta­ba en­lo­que­ci­do por su aman­te y ha­bla­ba con­ti­nua­men­te de ha­cer­la su es­po­sa, ur­gien­do a Ma­ría Ele­na que die­ra los úl­ti­mos to­ques al jui­cio de di­vor­cio pa­ra le­gi­ti­mar la unión que an­te los ex­tra­ños te­nían que di­si­mu­lar, vién­do­se en aprie­tos Ma­ría Ele­na an­te sus fa­mi­lia­res pa­ra pre­tex­tar con­ti­nuas in­vi­ta­cio­nes de ami­gas que le per­mi­tie­ran per­ma­ne­cer por más ho­ras de la cuen­ta fue­ra de su ca­sa ha­bi­ta­ción, co­mo ocu­rrió el sá­ba­do 2 de ju­lio del año que nos ocu­pa.

     Y tam­bién era de com­pren­der que el pro­fe­sor Cor­tés Váz­quez fue­ra ex­tre­ma­da­men­te ce­lo­so con Ma­ría Ele­na, a la que, se­gún con­fe­sión de la mis­ma, pa­sa­ba una can­ti­dad que fluc­tua­ba en­tre tres­cien­tos o qui­nien­tos pe­sos men­sua­les pa­ra que aten­die­ra a sus gas­tos per­so­na­les. A con­se­cuen­cia de esos ce­los, sur­gían in­con­ta­bles dis­gus­tos en­tre los dos aman­tes. Ma­ría Ele­na lue­go di­jo que no te­nían ma­yor im­por­tan­cia, pero los cria­dos di­je­ron que en mu­chas oca­sio­nes esas de­sa­ve­nen­cias eran muy mo­les­tas.

     Así, en esas con­di­cio­nes, pa­re­ció sos­pe­cho­sa la pre­sen­cia de Ma­ría Ele­na en la ca­sa de la ca­lle de Ca­ñi­tas, al des­cu­brir la au­to­ri­dad po­li­cia­co-ju­di­cial el ho­mi­ci­dio del pro­fe­sor Cor­tés Váz­quez.

     El sá­ba­do a me­dio­día, se­gún de­cla­ra­ron los cria­dos y la mis­ma Ma­ría Ele­na a Gui­ller­mo Ber­nal, de­tec­ti­ve ex­per­to en cues­tio­nes de cri­mi­na­lís­ti­ca, se pre­sen­tó aqué­lla en la ca­sa de Ca­ñi­tas y a po­co ha­blar con el pro­fe­sor Cor­tés Váz­quez sal­tó la chis­pa del dis­gus­to, que se in­te­rrum­pió al en­trar a la es­tan­cia don­de se en­con­tra­ban los aman­tes, la cria­da Ma­nue­la pa­ra in­for­mar que la hi­ja del pro­fe­sor anun­cia­ba su pró­xi­ma vi­si­ta a la ca­sa, acom­pa­ña­da de los nie­te­ci­tos.

     Por in­di­ca­cio­nes del pro­fe­sor, Ma­ría Ele­na se re­ti­ró y no re­gre­só a la ca­sa, si­no has­ta las 21:00 ho­ras, en que to­mó asien­to en una de las si­llas del co­me­dor pa­ra de­jar co­rrer el tiem­po, has­ta las dos ho­ras del do­min­go en que Cor­tés Váz­quez se pre­sen­tó, se­gún pa­re­cía, muy ale­gre a con­se­cuen­cia de una bue­na ce­na y de las abun­dan­tes li­ba­cio­nes. Los aman­tes se sa­lu­da­ron fría­men­te y se en­ca­mi­na­ron ha­cia la al­co­ba, de don­de po­co des­pués ha­bía de sa­lir des­pa­vo­ri­da Ma­ría Ele­na pa­ra bus­car la pre­sen­cia de los sir­vien­tes.

     Pe­ro vea­mos, ama­ble lec­tor, có­mo ex­pli­có los he­chos Ma­ría Ele­na, mu­jer que ese do­min­go se do­ble­ga­ba an­te la pe­na de ver­se en­vuel­ta en tan so­na­do lío. Di­jo que el pro­fe­sor la ins­ta­ba pa­ra que to­ma­ra al­gún ali­men­to que ella re­cha­zó, ad­mi­tien­do al fin un té, que el hom­bre de es­tu­dios pre­pa­ró y le sir­vió en la ca­ma, pues ella, frio­len­ta por la ho­ra y ren­di­da por el can­san­cio, bus­có el abri­go de las man­tas.

     Y el pro­fe­sor, ya tam­bién pa­ra des­can­sar, se des­po­jó del cha­le­co y se di­ri­gió al cuar­to de ba­ño, per­ca­tán­do­se ella de que su aman­te pa­de­cía unos vó­mi­tos y po­co des­pués es­cu­cha­ba una de­to­na­ción de ar­ma de fue­go que la de­jó ató­ni­ta. En ro­pas me­no­res sal­tó del le­cho y co­rrió ha­cia ba­ño, en­con­tran­do ya sin vi­da al pro­fe­sor, por lo que fue en bus­ca de los sir­vien­tes.

     Gui­ller­mo Ber­nal, obe­de­cien­do a su de­ber, exa­mi­nó tam­bién a los cria­dos y és­tos po­co tu­vie­ron qué de­cir, co­mo no fue­ra que me­nu­dea­ban los dis­gus­tos en­tre los aman­tes. Y pa­ra orien­tar a la jus­ti­cia en sus in­ves­ti­ga­cio­nes, tam­bién pro­ce­dió a to­mar mol­des de pa­ra­fi­na de las ma­nos del pro­fe­sor y de la pro­pia Ma­ría Ele­na, que no ce­sa­ba de tem­blar, se­gún de­cía, por la im­pre­sión tan fuer­te que su­frió.

     De pron­to, se tra­zó una hi­pó­te­sis que com­ple­men­ta­ba la ver­sión de Ma­ría Ele­na. Se su­po­nía que el pro­fe­sor al lle­gar al cuar­to de ba­ño se sin­tió en­fer­mo y al in­cli­nar­se so­bre las pier­nas pa­ra “vol­ver el es­tó­ma­go”, tro­pe­zó con la mo­les­tia que le sig­ni­fi­ca­ba te­ner, se­gún su cos­tum­bre, la pis­to­la a la al­tu­ra del cin­tu­rón, so­bre el vien­tre, en­tre la ca­mi­sa y el pan­ta­lón, por lo que la qui­so sa­car, mas en ese pre­ci­so mo­men­to y por el mo­vi­mien­to el ar­ma se dis­pa­ró, hi­rién­do­le el pro­yec­til en el pe­cho.

     Pe­ro he aquí que las prue­bas de pa­ra­fi­na que se to­ma­ron de las ma­nos de los pro­ta­go­nis­tas de es­ta tra­ge­dia fue­ron al­ta­men­te re­ve­la­do­ras. Des­pués del aná­li­sis quí­mi­co que se hi­zo por or­den de An­to­nio Qui­ja­no, je­fe del De­par­ta­men­to de Iden­ti­fi­ca­ción, se vio que la dies­tra de Ma­ría Ele­na arro­jó reac­ción al­ta­men­te po­si­ti­va, es de­cir, que mos­tra­ba mu­chos re­si­duos o hue­llas de pól­vo­ra, ob­ser­ván­do­se igual resultado en la ma­no iz­quier­da del pro­fe­sor, lo que que­ría de­cir que po­si­ble­men­te hu­bo una lu­cha en­tre los aman­tes, for­ce­jeo en el que se dis­pa­ró el ar­ma.

     Aquí se abría una in­te­rro­ga­ción apa­sio­nan­te en tor­no de es­te ca­so. De ha­ber­se sus­ci­ta­do el ené­si­mo dis­gus­to en­tre los aman­tes, ¿qué fue lo que im­pul­só a Ma­ría Ele­na pa­ra to­mar la pis­to­la y apun­tar ha­cia el pro­fe­sor, ha­cien­do que és­te se aba­lan­za­ra so­bre su vic­ti­ma­ria pa­ra ro­dar los dos por el pi­so y es­cu­char­se de pron­to la de­to­na­ción de ar­ma de fue­go?

     La tra­ge­dia no tu­vo tes­ti­gos, pues­to que los cria­dos dor­mían ya en la pie­za pa­ra ellos des­ti­na­da, de tal suer­te que Ma­ría Ele­na tu­vo tiem­po de so­bra pa­ra ha­cer de­sa­pa­re­cer to­do ves­ti­gio de lu­cha, in­clu­so com­po­ner sus ro­pas y des­pués for­jar su ver­sión.

     Por lo pron­to y da­do el dic­ta­men quí­mi­co del De­par­ta­men­to de Iden­ti­fi­ca­ción, Ma­ría Ele­na que­dó a dis­po­si­ción de las au­to­ri­da­des que se­rían las en­car­ga­das de “ha­cer luz” en el asun­to y en su ca­so, arran­car con­fe­sión a Ma­ría Ele­na, prin­ci­pal pro­ta­go­nis­ta de es­te dra­ma.

     Por con­si­de­ra­cio­nes del ti­tu­lar de la No­ve­na De­le­ga­ción, li­cen­cia­do Sán­chez Ci­ga­la, la de­te­ni­da per­ma­ne­cía en la an­gos­ta pie­za del “ca­bo de puer­tas” y le ha­cía com­pa­ñía la au­to­ra de sus días. Ade­más, la ro­dea­ban, cu­rio­sas, otras mu­je­res de ves­ti­men­ta hu­mil­de que la bom­bar­dea­ban con sus pre­gun­tas.

María Elena al momento de firmar
su declaración.
Foto: Archivo Gráfico/LA PRENSA
Foto: Archivo Gráfico/LA PRENSA

Foto: Archivo Gráfico/LA PRENSA

"¡Soy inocente!..", aseguraba.
Foto: Archivo Gráfico/LA PRENSA

     Ma­ría Ele­na, mu­jer ba­ji­ta de cuer­po, apa­re­cía en­fun­da­da en un ves­ti­do de se­da ne­gra y se cu­bría del frío de la tar­de llu­vio­sa, con un abri­go de pie­les. El re­dac­tor de LA PRENSA la en­con­tró des­con­cer­tan­te­men­te tran­qui­la e ini­ció la en­tre­vis­ta con fra­ses un tan­to tri­via­les. De pron­to se le in­te­rro­gó:

     -¿Sa­be us­ted que los mol­des de pa­ra­fi­na que to­ma­ron de su ma­no de­re­cha, re­ve­lan que us­ted te­nía man­chas de pól­vo­ra y que por tan­to va­ría mu­cho su si­tua­ción?

     Abrió in­ten­sa­men­te sus ojos cla­ros y cla­van­do en los re­por­te­ros su mi­ra­da, ex­cla­mó:
     -¡No es po­si­ble!..

     Des­pués, co­mo si ha­bla­ra con­si­go mis­ma, aña­dió: “yo só­lo le qui­té los an­teo­jos y le pal­pé el pul­so pa­ra con­fir­mar que es­ta­ba muer­to”...

     Se le tu­vo que de­cir que no se tra­ta­ba de una ver­sión de un tes­ti­go más o me­nos in­te­re­sa­do en per­ju­di­car­la, ni de apre­cia­cio­nes per­so­na­les, si­no de prue­bas cien­tí­fi­cas. Y co­mo su ma­má co­men­za­ra a in­quie­tar­se con la no­ti­cia, Ma­ría Ele­na ex­cla­mó tran­qui­li­zán­do­la:

     -No te alar­mes ma­ma­ci­ta. Yo soy ino­cen­te y sé que ten­go que sa­lir bien li­bra­da.

     Se le vol­vió a ob­ser­var que la acu­sa­ba el re­sul­ta­do de las prue­bas. Y ella, to­da­vía sin in­mu­tar­se, tam­bién in­sis­tió en que te­nía la fir­me con­vic­ción que la au­to­ri­dad ha­bría de con­ven­cer­se de su ino­cen­cia. Nue­va­men­te ne­gó que sos­tu­vie­ra fuer­tes dis­gus­tos con “el se­ñor Cor­tés” y que ella se mos­tra­ba sa­tis­fe­cha por­que am­bos se iban a ca­sar en sep­tiem­bre de ese año, se­gún lo ha­bía ano­ta­do él.

Su afligida madre.

Foto: Archivo Gráfico/LA PRENSA

     A pun­to de re­ti­rar­se del lu­gar los re­por­te­ros, Ma­ría Ele­na se acer­có pa­ra su­pli­car que no fue­ran se­ve­ros pa­ra tra­tar­la, en tan­to que se “ha­cía luz” y ella po­día de­mos­trar su ino­cen­cia, a pe­sar de to­dos sus pe­sa­res.

     Pe­ro el des­ti­no le te­nía a Ma­ría Ele­na re­ser­va­do un lu­gar en la Pe­ni­ten­cia­ría y fue el día jue­ves 7 de ju­lio de ese año, cuan­do el juez 8o. Pe­nal, En­ri­que Tos­ca­no, de­cre­tó la for­mal pri­sión de la de­te­ni­da, con­si­de­rán­do­la co­mo pro­ba­ble res­pon­sa­ble del de­li­to de ho­mi­ci­dio, per­pe­tra­do en la per­so­na del pro­fe­sor An­to­nio Cor­tés Váz­quez.

     El juez Tos­ca­no ex­pli­có que, ade­más de los ar­gu­men­tos que es­tam­pó en su re­so­lu­ción dic­ta­da, te­nía en car­te­ra do­cu­men­tos muy va­lio­sos pa­ra orien­tar la in­ves­ti­ga­ción ju­di­cial en la tra­ge­dia que se de­sa­rro­lló en la ca­sa de Ca­ñi­tas 30. Cuan­do se le no­ti­fi­có a Ma­ría Ele­na la re­so­lu­ción del juez, és­ta ex­cla­mó:

     -¡Pe­ro si no soy cul­pa­ble! ¡No hay jus­ti­cia!

    Ma­ría Ele­na se ne­ga­ba a firmar la no­ti­fi­ca­ción que se le hi­zo; mas in­ter­vi­no su de­fen­sor con­ven­cién­do­la pa­ra que obra­ra cuer­da­men­te y ma­ni­fes­tán­do­le que él des­de ese mo­men­to in­ter­pon­dría la re­vi­sión del au­to del juez Tos­ca­no, an­te el Tri­bu­nal Su­pe­rior.

     Dos días an­tes, du­ran­te las di­li­gen­cias rea­li­za­das en ese juz­ga­do, la ser­vi­dum­bre del pro­fe­sor hi­zo di­ver­sas re­ve­la­cio­nes que com­pro­me­tían se­ria­men­te a Ma­ría Ele­na.

     Por su par­te, Ma­nue­la Mar­tí­nez afir­mó que cer­ca del cuer­po del pro­fe­sor, jun­to a los re­si­duos de co­mi­da que ha­bía arro­ja­do, vió la pis­to­la, la cual co­lo­có so­bre la me­sa y que, des­de ese mo­men­to, Ma­ría Ele­na no in­ter­vi­no pa­ra na­da en la aten­ción del mo­ri­bun­do.

     La fá­mu­la de­cla­ran­te di­jo que es­ta­ba se­gu­ra que el pro­fe­sor no te­nía la ca­be­za mo­ja­da, si­no que, por el con­tra­rio, es­ta­ba muy bien pei­na­do.

     Co­mo da­to in­te­re­san­te, Ma­nue­la ase­gu­ró que el pro­fe­sor no lle­va­ba nun­ca con­si­go la pis­to­la, pues que al­gu­nas ve­ces, por las no­ches, de­ja­ba el ar­ma y una lám­pa­ra de ba­te­rías so­bre el bu­ró, in­me­dia­ta­men­te que lle­ga­ba a su al­co­ba. Tam­bién di­jo que el pro­fe­sor en mu­chas oca­sio­nes mo­no­lo­ga­ba, mur­mu­ran­do al­go así co­mo: “Me tie­ne ya muy mo­les­to Ma­ría Ele­na” y que tam­bién le cons­ta­ba que el pro­fe­sor no pen­sa­ba si­quie­ra en ca­sar­se con és­ta.

Manuela Martínez reveló una versión que sería
determinante para el juez.

Foto: Archivo Gráfico/LA PRENSA
Foto: Archivo Gráfico/LA PRENSA

Empleados interrogados.
Foto: Archivo Gráfico/LA PRENSA

     Mien­tras tan­to la ave­ri­gua­ción avan­za­ba, le­van­tán­do­se con­tra­dic­cio­nes y al­gu­nas cir­cuns­tan­cias que hun­dían más a Ma­ría Ele­na, a la que se con­si­de­ra­ba ya co­mo cul­pa­ble.

     Du­ran­te el ca­reo que sos­tu­vo La “Es­fin­ge de los ojos ver­des” (co­mo se nom­bró a la acu­sa­da) con Flo­ren­cio Ro­drí­guez, por­te­ro de la ca­sa, Ma­ría Ele­na no pu­do con­te­ner su ira y gri­tó tras las re­jas in­cre­pan­do al tes­ti­go: “No sea des­gra­cia­do, di­ga la ver­dad”... te­nien­do que in­ter­ve­nir el juez pa­ra amo­nes­tar a la de­te­ni­da, a fin de que no pro­nun­cia­ra in­ju­rias. Des­pués, al ha­bér­se­las fren­te a fren­te con Ma­nue­la Mar­tí­nez, es­po­sa de Flo­ren­cio, Ma­ría Ele­na vol­vió a su ac­ti­tud de re­bel­día, til­dan­do de “¡Mo­cha!” a la tes­ti­go, a quien ame­na­zó ade­más de que ha­bría de pa­gar an­te Dios por to­das las men­ti­ras que ha­bía di­cho.

     Por su par­te, el juez Tos­ca­no, en apo­yo de su te­sis, hi­zo re­fe­ren­cia a que por las de­cla­ra­cio­nes de los tes­ti­gos ya nom­bra­dos, se su­po que sur­gían vio­len­tos y con­tí­nuos dis­gus­tos en­tre los aman­tes, ha­cien­do tam­bién re­fe­ren­cia a que, se­gún con­fe­sión de Ma­ría Ele­na, en el día de la tra­ge­dia, ella pi­dió cien­to cin­cuen­ta pe­sos al ca­te­drá­ti­co, di­ne­ro que no le en­tre­gó el se­ñor Cor­tés, ale­gan­do que en esos mo­men­tos no lle­va­ba su­fi­cien­tes bi­lle­tes en la car­te­ra. Y por la no­che, mo­men­tos an­tes del ho­mi­ci­dio, no hu­bo cons­tan­cias de que “La Es­fin­ge de los ojos ver­des” hu­bie­ra que­da­do com­pla­ci­da en su pe­ti­ción de di­ne­ro. Es de creer en con­cep­to del juez, que bien pu­do sur­gir otro dis­gus­to por ese di­ne­ro, aca­lo­rán­do­se los áni­mos y dis­pa­ran­do el ar­ma Ma­ría Ele­na.

     Y a juz­gar por las va­rian­tes que sur­gie­ron en tan es­can­da­lo­so pro­ce­so con re­fe­ren­cia a la prue­ba de la pa­ra­fi­na, bien pu­do acep­tar­se la ase­ve­ra­ción que hi­zo el de­fen­sor Jo­sé Ma­ría Gu­tié­rrez, al de­cir que la pa­ra­fi­na só­lo sir­ve pa­ra ha­cer ve­las. Pues que si en un prin­ci­pio se dio gran fuer­za a “la prue­ba de la pa­ra­fi­na”; des­pués, al po­ner­se en cla­ro que las man­chas que pre­sen­ta­ba Ma­ría Ele­na en la ma­no de­re­cha no co­rres­pon­dían a un dis­pa­ro, si­no más bien a una con­ta­mi­na­ción de pól­vo­ra, se ha­bló de que no pu­do to­mar­se en cuen­ta di­cha “prue­ba” por­que el mol­de fue to­ma­do mu­chas ho­ras des­pués de la tra­ge­dia y bien pu­do Ma­ría Ele­na to­car al­gu­nos ob­je­tos, o res­tre­gar­se las ma­nos, ha­cien­do cam­biar las ca­rac­te­rís­ti­cas de las hue­llas de pól­vo­ra, has­ta cam­biar los pun­tos vio­lá­ceos (de­nun­cia­do­res de la pól­vo­ra re­cién dis­pa­ra­da) por las man­chas.

     To­das es­tas cir­cuns­tan­cias, di­jo el juez Tos­ca­no, lle­va­ron a la con­clu­sión de con­si­de­rar a Ma­ría Ele­na co­mo pre­sun­ta res­pon­sa­ble en el ho­mi­ci­dio del pro­fe­sor Cor­tés Váz­quez.

SU VERDADERO NOMBRE

     “La Es­fin­ge de los Ojos Ver­des”, pro­ce­sa­da por el ho­mi­ci­dio del pro­fe­sor An­to­nio Cor­tés Váz­quez, se vio pre­ci­sa­da a iden­ti­fi­car­se el vier­nes 8 de ju­lio de 1938 an­te el juez oc­ta­vo de lo Pe­nal con su ver­da­de­ro nom­bre: Ma­ría Ele­na Val­dés Re­yes.

     La pro­ce­sa­da com­pa­re­ció an­te su juez en esa fe­cha al me­dio­día por vir­tud de que ele­vó un es­cri­to so­li­ci­tan­do au­dien­cia, ade­más que el juz­ga­do ya te­nía pre­pa­ra­da una di­li­gen­cia que juz­gó de in­te­rés. Y cuan­do el juez, En­ri­que Tos­ca­no, se en­te­ró del ver­da­de­ro nom­bre de Ma­ría Ele­na por do­cu­men­tos que tu­vo a la vis­ta, lan­zó una ca­ti­li­na­ria so­bre María Elena, re­pro­chán­do­le que hu­bie­ra en­ga­ña­do a la jus­ti­cia.

     -Va­mos a ver -di­jo el juez- ¿qué quie­re us­ted de­cir­me?
     
     -Que no ten­ga us­ted tan ma­la im­pre­sión de mí, se­ñor juez; que no me crea cul­pa­ble. Le ju­ro, por lo más sa­gra­do que hay en mi vi­da, mi ma­dre y mi hi­ji­ta, que soy ino­cen­te. Soy una mu­jer de bue­nos prin­ci­pios, que tu­vo bue­na edu­ca­ción en los me­jo­res co­le­gios; que a los seis me­ses de sa­lir de la es­cue­la me ca­sé y por lo tan­to no tu­ve tiem­po pa­ra en­fan­gar­me en el mal. 

     Di­jo us­ted -agre­gó la pro­ce­sa­da- creer que yo ma­té al se­ñor Cor­tés por di­ne­ro y eso no es cier­to; se lo ase­gu­ro, se­ñor juez. Vuel­vo a re­pe­tir­le que soy ino­cen­te. Per­dó­ne­me que en la di­li­gen­cia del otro día me ha­ya exal­ta­do y ha­ya lla­ma­do des­gra­cia­do al por­te­ro y “mo­cha” a la cria­da. Yo soy tan ca­tó­li­ca co­mo ella; só­lo qui­se de­cir­le hi­pó­cri­ta. Pe­ro le pro­tes­to que no le he men­ti­do, se­ñor juez, ¡que soy ino­cen­te!

El catedrático en vida y la forma
en que fue hallado en su casa
Fotos: Archivo Gráfico/LA PRENSA


     Fue has­ta el 21 de ju­lio de ese año cuan­do se prac­ti­có una ins­pec­ción ocu­lar en la ca­sa 30 de la ca­lle de Ca­ñi­tas, en Ta­cu­ba, don­de per­so­nal del Juz­ga­do 8o. de lo Pe­nal que­ría dar­se una ca­bal idea del te­rre­no en que se re­gis­tró el ho­mi­ci­dio del pro­fe­sor An­to­nio Cor­tés Váz­quez. Tras una mi­nu­cio­sa in­ves­ti­ga­ción, los pe­ri­tos en ba­lís­ti­ca ex­pu­sie­ron que só­lo un im­pac­to en­con­tra­ron en el te­cho, y por lo tan­to se creía que só­lo un dis­pa­ro se ha­bía he­cho. Es­to cons­ti­tuía un dic­ta­men fa­vo­ra­ble a "La Es­fin­ge de los Ojos Ver­des". Era muy pro­ba­ble que la pis­to­la del pro­fe­sor se hu­bie­ra dis­pa­ra­do por ac­ci­den­te, al in­ten­tar és­te aga­char­se pa­ra “de­vol­ver el es­tó­ma­go”, ya que la te­nía fa­ja­da en la cin­tu­ra y el ar­ma pu­do caer­se.

     VELO DE MISTERIO

     En la ma­ña­na so­lea­da del mar­tes 5 de ju­lio de 1938, Ma­ría Ele­na sa­lió de la cel­da de la Am­plia­ción de Mu­je­res en la Pe­ni­ten­cia­ría del Dis­tri­to, pa­ra ha­blar con el re­por­te­ro de LA PRENSA, Ro­ber­to Ra­mí­rez Cár­de­nas.

     Ma­ría Ele­na, mu­jer so­bre la que es­ta­ban pues­tos los ojos de la cu­rio­si­dad pú­bli­ca y la aten­ción de la jus­ti­cia, te­nía un mis­te­rio fas­ci­nan­te; el mis­te­rio que ro­dea a to­do pre­sun­to de­lin­cuen­te; el an­he­lo un tan­to mor­bo­so de sa­ber si ma­tó o no al hom­bre que la ama­ba.

     Un jui­cio psi­co­ló­gi­co era di­fí­cil de for­mar­se des­pués de ha­blar con ella. Sus enor­mes ojos ver­des no re­ve­la­ban in­quie­tud ni su­fri­mien­to; su voz tran­qui­la ca­si ha­cía afir­mar la creen­cia de una con­cien­cia lim­pia. Me­nu­di­ta, sin ade­ma­nes afec­ta­dos, ac­ti­tud na­tu­ral, ale­ja­da de ella to­da esa dra­ma­ti­ci­dad que ha­bía ca­rac­te­ri­za­do a “las ma­ta­do­ras de hom­bres”, era im­po­si­ble creer en Ma­ría Ele­na a una de esas mu­je­res apa­sio­na­das y crue­les.

Daba sus impresiones al reportero de LA PRENSA,
Roberto Ramírez Cárdenas.

Foto: Archivo Gráfico/LA PRENSA
Foto: Archivo Gráfico/LA PRENSA

Foto: Archivo Gráfico/LA PRENSA

     Sa­lió de su cel­da cu­brién­do­se con un abri­gui­to ca­fé y son­reía al ex­pli­car: “te­nía ya ga­nas de mu­cho sol”... Y to­mó asien­to en el “po­yo” que te­nía el la­va­de­ro co­lec­ti­vo del penal, mien­tras el fo­tó­gra­fo Ca­sa­so­la la re­tra­ta­ba. Ma­ría Ele­na co­men­ta­ba en­ton­ces: “he su­fri­do bas­tan­te, pe­ro ten­go fe en Dios y la jus­ti­cia de los hom­bres; “yo no soy cul­pa­ble de es­ta fa­ta­li­dad”.

     Du­ran­te la char­la, Ma­ría Ele­na evo­ca­ba su ya le­ja­na vi­da de mo­za. Por el año de 1928 la se­ño­ra Ana Ma­ría sa­lió de Mé­xi­co rum­bo a Eu­ro­pa, lle­van­do a su jo­ven Ma­ría Ele­na, an­sio­sa de in­ter­nar­la en co­le­gios fran­ce­ses, dan­do así buen em­pleo a la for­tu­na que de­ja­ra el ma­ri­do fa­lle­ci­do.

     Lle­gó Ma­ría Ele­na con su ma­dre a Es­pa­ña; pa­sea­ron y des­pués de re­co­rrer los más her­mo­sos lu­ga­res, cruzaron la fron­te­ra de Fran­cia has­ta Pa­rís, don­de Ma­ría Ele­na ini­ció es­tu­dios su­pe­rio­res en buen co­le­gio.

     “Mi vi­da trans­cu­rría sin com­pli­ca­cio­nes -di­jo-, es­co­la­pia co­mo era, no pen­sa­ba en amo­res se­rios”. Con­tó Ma­ría Ele­na al re­por­te­ro que un ve­ra­no en Bia­rritz, la Cos­ta Azul, co­no­ció al co­mer­cian­te Jor­ge Ber­ger y se hi­cie­ron no­vios. Fue un idi­lio al va­por, pues al trans­cur­so de dos me­ses unie­ron sus des­ti­nos. Es­to fue en el año 1933, en ene­ro, y en agos­to se di­vor­cia­ron. Na­ció una ni­ña, Ma­ría Ele­na Ber­ger, que en 1938, fe­cha en que se de­sa­rro­lló es­ta his­to­ria, te­nía cin­co años de edad.

     “Su­frí du­ran­te mi ma­tri­mo­nio, no por Jor­ge, di­jo, si­no por mi sue­gra; mu­jer egoís­ta y ma­la, que só­lo veía mi pe­que­ña for­tu­na y que dio al tras­te con nues­tras ilu­sio­nes que, co­mo co­lo­fón trá­gi­co pa­ra mí, tra­je­ron mi via­je de re­gre­so a Mé­xi­co, don­de me ins­ta­lé con mi ma­dre”.

     Una ma­ña­na del año 1934 fue Ma­ría Ele­na al Mu­seo Na­cio­nal y co­no­ció al pro­fe­sor et­nó­lo­go An­to­nio Cor­tés Váz­quez, hom­bre ya de edad, an­cia­no ca­si que ins­pi­ra­ba res­pe­to. El pro­fe­sor se mos­tró so­lí­ci­to en guiar a Ma­ría Ele­na que, con su ma­dre, cu­rio­sea­ba por el mu­seo. De allí surgió la amis­tad en­tre ellos, sin sos­pe­char el fi­nal trá­gico que ven­dría años des­pués.

     Ma­ría Ele­na re­la­ta que al prin­ci­pio nun­ca sos­pe­chó en que se ena­mo­ra­ría del pro­fe­sor Váz­quez, ya que tan­ta era la di­fe­ren­cia en sus eda­des. Pe­ro el des­ti­no es im­pla­ca­ble en sus man­da­tos y, al fi­nal, Ma­ría Ele­na aca­bó por co­rres­pon­der a su ado­ra­dor, en el año 1936.

     “Era muy ce­lo­so, afir­mó, y nos que­ría­mos los dos. Yo sin sa­ber­lo, me ha­bía con­ver­ti­do en su aman­te y dos o tres ve­ces por se­ma­na nos veía­mos. Los dis­gus­tos me­nu­dea­ban; pe­ro ha­cía co­sa de un año, a raíz de ha­ber­me ope­ra­do del apén­di­ce, su ca­rác­ter se tor­nó en ama­ble, ca­ri­ño­so con­mi­go”.

     Nos di­jo lue­go de sus su­fri­mien­tos mo­ra­les: El es­cán­da­lo so­cial, la pe­na de su ma­dre, el do­lor de su pe­que­ña hi­ji­ta... El rum­bo de su vi­da cam­bió por com­ple­to. Y po­nién­do­se tris­te ex­cla­mó: “el yer­no del pro­fe­sor Cor­tés Váz­quez ha in­flui­do en el áni­mo de los cria­dos y es­to me per­ju­di­ca”.

     Cam­bian­do así de gol­pe el cur­so de la con­ver­sa­ción di­jo: “es men­ti­ra que An­to­nio me die­ra de­ter­mi­na­da can­ti­dad de di­ne­ro men­sual­men­te. Eso no es ver­dad; sí era muy ob­se­quio­so con­mi­go y ja­más me ne­ga­ba lo que le pe­día... Nos íba­mos a ca­sar, por­que él lo pro­me­tió y nun­ca de­jó de cum­plir la pa­la­bra em­pe­ña­da”.

     Sa­can­do de su bol­so de ma­no un pa­pel, Ma­ría Ele­na di­jo al re­por­te­ro: “mi­re, có­mo no me iba a que­rer el pro­fe­sor si me com­pu­so es­tos ver­sos:

     “Ojos glau­cos, ojos be­llos, de enig­má­ti­co llu­viar. Ojos que me mi­ro en ellos, sin po­der adi­vi­nar si son ge­ne­ro­sos o bue­nos, ¿a dón­de me lle­va­rán?..” Guar­dó el pa­pel Ma­ría Ele­na y se des­pi­dió ten­dien­do la ma­no; era ho­ra de re­gre­sar a la cel­da, don­de la vi­si­ta­ría más tar­de su ma­dre.

Quedó encerrada en la Ampliación
para Mujeres de la Penitenciaría
del Distrito Federal.

Foto: Archivo Gráfico/LA PRENSA


     Ama­bles lec­to­res: cree­mos que "La Es­fin­ge de los Ojos Ver­des" re­cu­pe­ró su li­ber­tad en un pla­zo no ma­yor de un año, a par­tir de la fe­cha en que con­ce­dió la en­tre­vis­ta a LA PREN­SA, pe­ro no pu­di­mos con­fir­mar el da­to, de acuerdo a la investigación hemerográfica de la época. El caso fue perdiendo interés al paso de los días, conforme se registraban sucesos que acaparaban la atención de la sociedad de aquél México de los años 30s.

3 comentarios:

  1. Saludos Luis Francisco, me gustaría saber cómo sabes tantos detalles del caso de Álvaro Urdapilleta y María Teresa Gavito. He leído que la información la extraes de la hemeroteca de La Prensa, sin embargo en tu nota: BELLA MUJER SE CONVIRTIÓ EN HOMICIDA, TRAGEDIA INCUBADA EN MENTIRAS Y VIOLENCIA, das a conocer detalles prácticamente íntimos de los implicados en el caso. Soy nieto de Álvaro Urdapilleta y por eso me gustaría saber cómo conoces tanta información de este caso.

    Esperando tu respuesta, recibe saludos cordiales.

    Adrián Urdapilleta.

    ResponderEliminar
  2. Este tipo de casos deben tratarse con mucha seriedad. Soy abogado defensor de presos y además investigador de historia, y me parece una gran irresponsabilidad darles publicidad de este modo. La Srita Ma. Elena Sánchez fue absuelta y el autor de este blog no fue tan exhaustivo para preservar esta información. Su abogado defensor fue don José Menéndez, "el Hombre del Corbatón" y logró demostrar su inocencia, como consta en diversas notas periodísticas, como esta publicada el 13 de diciembre de 1938 en "Excélsior", citando las palabras del jurista, refiriéndose a los jueces: "Han elaborado un proceso en el que no queda resquicio ni lugar a dudas ni a las suspicacias; nadie, ni el más malévolo, podrá suponer que hubo favoritismo ni complacencias en la absolución de María Elena Sánchez. Todas las presunciones en su contra quedaron desvanecidas, todas las pruebas se compulsaron, todos los peritajes pertinentes fueron promovidos, hasta que la inocencia de la acusada se impuso, y como inocente fue absuelta y reintegrada a la sociedad, absolutamente libre". Publicar por tanto este tipo de notas sensacionalistas no sólo alimentan malamente el morbo sino que revictimizan a quien fue declarada inocente, y a sus familiares. El honor de toda persona al buen nombre, como el derecho a la presunción de inocencia son dos derechos humanos fundamentales. Notas como está violan la Declaración Universal de los Derechos Humanos. Ojalá en adelante reportajes así, muy socorridos para llamar la atención, se hagan con visión de derechos humanos.

    ResponderEliminar
  3. Francisco, muchas gracias por su amable aclaración. Aprecio su comentario. Tiene usted toda la razón. Los lectores y un servidor agradecemos nos ilustre con la aportación respecto al tema; todos aprendimos más acerca del epílogo de tan apasionante caso. El Hombre del Corbatón, el licenciado Menéndez, fue un personaje extraordinario en aquella época. Saludos cordiales.

    ResponderEliminar