jueves, 14 de junio de 2012

MAX TRILNIK LASSER



De esta forma fue hallado el polaco
Max Trilnik en su auto.

Foto: Archivo Gráfico/LA PRENSA

Luis Francisco Macías

     Un po­la­co, acos­tum­bra­do a de­frau­dar con­si­de­ra­bles su­mas de di­ne­ro, que “ga­ran­ti­za­ba” con che­ques sin fon­dos, pau­la­ti­na­men­te se vio atra­pa­do en sus em­bus­tes y, lo­co por la de­ses­pe­ra­ción y an­te el aco­so de sus acree­do­res, pa­gó por su ho­mi­ci­dio con la in­ten­ción de que se co­bra­se un se­gu­ro de vi­da que cu­brie­ra las deu­das y pro­te­gie­ra a la viu­da.
Un car­pin­te­ro le dis­pa­ró en el crá­neo tras co­brar 500 pe­sos y lue­go ven­dió el ar­ma; pos­te­rior­men­te acu­dió al se­pe­lio y de­rra­mó al­gu­nas lá­gri­mas por el “in­jus­to ase­si­na­to de su pa­trón”…

     El dra­ma ocu­rrió en­tre el fin de ju­nio y prin­ci­pios de ju­lio de 1953, cuan­do, con un ba­la­zo en la nu­ca y re­cos­ta­do so­bre el asien­to de­lan­te­ro de su au­to­mó­vil, úl­ti­mo mo­de­lo, fue en­con­tra­do el “acau­da­la­do” hom­bre de em­pre­sa, Max Tril­nik Las­ser, a la al­tu­ra del ki­ló­me­tro 25 de la ca­rre­te­ra al De­sier­to de los Leo­nes.

     Los me­dios de in­for­ma­ción in­me­dia­ta­men­te ca­li­fi­ca­ron de “cri­men” el su­ce­so, al no ubi­car con ra­pi­dez el ar­ma uti­li­za­da y le atri­bu­ye­ron “to­das las ca­rac­te­rís­ti­cas de ha­ber si­do pa­sio­nal”, pues po­co an­tes de “ser aba­ti­do”, el po­la­co fue vis­to “con dos mu­je­res y otros tan­tos acom­pa­ñan­tes mas­cu­li­nos, quie­nes hu­ye­ron tan pron­to se re­gis­tró el vi­lla­no ase­si­na­to”.
     
     La hi­pó­te­sis po­li­cia­ca, se de­cía en LA PRENSA, era en el sen­ti­do de que el “acau­da­la­do” hom­bre de ne­go­cios se vio en­vuel­to en “lío de fal­das” y que los hom­bres que le die­ron muer­te “se va­lie­ron de las mu­je­res que lo acom­pa­ña­ban pa­ra lle­var­lo has­ta el lu­gar don­de fue ar­te­ra­men­te ata­ca­do, a tem­pra­na ho­ra del lu­nes 29 de ju­nio”.

     Los su­pues­tos tes­ti­gos di­je­ron a las au­to­ri­da­des que tem­pra­no “fue es­ta­cio­na­do el lu­jo­so au­to­mó­vil en la des­via­ción de la ca­rre­te­ra al De­sier­to de los Leo­nes”. Las po­cas per­so­nas que en esos mo­men­tos cru­za­ban por el lu­gar, die­ron po­ca im­por­tan­cia al he­cho, no obs­tan­te que, por el rui­do que se pro­du­jo, da­ba la im­pre­sión que el au­to ha­bía cho­ca­do con el bor­de del ca­mi­no.

     Unos cha­ma­cos ex­pre­sa­ron que co­mo a la me­dia ho­ra de es­cu­char el gol­pe, “vie­ron sa­lir del au­to a dos se­ño­ri­tas ele­gan­te­men­te ves­ti­das, una de las cua­les pa­re­cía jo­ven y ru­bia, la se­gun­da de edad ma­du­ra y de ca­be­llo ca­no­so”.
Su­pues­ta­men­te es­cu­cha­ron los mu­cha­chos una dis­cu­sión en­tre la jo­ven y un se­ñor de cha­ma­ra ca­fé, la otra mu­jer im­pul­sa­ba a la pri­me­ra a que si­guie­ra “pe­lean­do” con el des­co­no­ci­do y mo­men­tos des­pués des­cen­die­ron del ca­rro dos en­som­bre­ra­dos y ja­lo­nea­ron al que más tar­de se en­con­tró muer­to.

     Una se­ño­ra di­jo que des­pués de los ale­ga­tos y ja­lo­neos, es­cu­chó dos de­to­na­cio­nes y “vi que los cua­tro men­cio­na­dos se da­ban a la fu­ga”.
La de­cla­ran­te agre­gó que “le dio mie­do acer­car­se por­que su­pu­so que es­ta­ban bo­rra­chos los ri­jo­sos y po­dían las­ti­mar­la”. In­clu­so, el co­ro­nel Ce­le­ri­no Ol­mos San­tos di­jo que él ha­bía des­cu­bier­to el cri­men jun­to con el guar­da­bos­ques del Par­que Na­cio­nal De­sier­to de los Leo­nes.

El Buick que conducía Max quedó en una
desviación al Desierto de los Leones.


Foto: Archivo Gráfico/LA PRENSA

     El au­to es­ta­ba la­dea­do so­bre el te­rra­plén del ca­mi­no y te­nía al­go abo­lla­da la sal­pi­ca­de­ra de­lan­te­ra iz­quier­da. En el in­te­rior es­ta­ba Max Tril­nik Las­ser, con un ori­fi­cio de ba­la en la par­te pos­te­rior de la ca­be­za.

     Agen­tes del Ser­vi­cio Se­cre­to se pre­sen­ta­ron con re­la­ti­va ra­pi­dez en el lu­gar de los he­chos, así co­mo los pe­ri­tos en cri­mi­na­lís­ti­ca, An­to­nio Mon­ter Nú­ñez y Ra­fael San­ti­bá­ñez.

     Las au­to­ri­da­des die­ron fe del Buick guin­da con ca­pa­ce­te gris, mo­de­lo 1952, que no te­nía in­di­cios de ro­bo en su in­te­rior, el ra­dio y la ca­jue­la es­ta­ban in­tac­tos. Re­cos­ta­do so­bre el asien­to de­lan­te­ro se en­con­tra­ba el ca­dá­ver de Max.

     En los bol­si­llos fue­ron lo­ca­li­za­dos al­gu­nos do­cu­men­tos, la tar­je­ta de cir­cu­la­ción del Buick, una cé­du­la de em­pa­dro­na­mien­to de la pa­sa­da cam­pa­ña elec­to­ral y la li­cen­cia de au­to­mo­vi­lis­ta; ha­bía 75 pe­sos en bi­lle­tes. Ade­más, lle­va­ba en la mu­ñe­ca iz­quier­da un re­loj.

     Por la po­si­ción del cuer­po se su­po­ne que el ba­la­zo que le pro­vo­có la muer­te sú­bi­ta le fue dis­pa­ra­do por una per­so­na que se ha­lla­ba a su es­pal­da, el crá­neo te­nía ori­fi­cio de sa­li­da del pro­yec­til aba­jo del la­bio in­fe­rior.

Max  en vida.
Foto: Archivo Gráfico/LA PRENSA
Huyó de la realidad que lo torturaba.
Foto: Archivo Gráfico/LA PRENSA

     Por los do­cu­men­tos se iden­ti­fi­có a Max Tril­nik Las­ser, de 47 años de edad, con do­mi­ci­lio en Pa­seo de la Re­for­ma 77, de­par­ta­men­to 903, Edi­fi­cio La­ti­noa­me­ri­ca­no.

     An­te el agen­te in­ves­ti­ga­dor del mi­nis­te­rio pú­bli­co en Cua­ji­mal­pa, Fi­den­cio Pro­cell Fran­co, se pre­sen­tó el li­cen­cia­do Jor­ge Car­los Le­cuo­na, quien di­jo ha­ber re­ci­bi­do el mar­tes, por la ma­ña­na, un lla­ma­do te­le­fó­ni­co de la se­ño­ra Li­dia S. de Tril­nik Las­ser, quien le pi­dió in­for­mes so­bre Max, por­que ha­bía de­sa­pa­re­ci­do mis­te­rio­sa­men­te el lu­nes 29 de ju­nio de 1953.

     Li­dia S. de Tril­nik re­co­no­ció el cuer­po de su es­po­so, de quien no ha­bía te­ni­do no­ti­cias des­de que sa­lió ha­cia su em­pre­sa, Fá­bri­ca Quí­mi­co In­dus­trial de Mé­xi­co, ubi­ca­da en Jú­pi­ter 3, Co­lo­nia San Si­món Tol­ná­huac, cer­ca de los ta­lle­res fe­rro­via­rios de No­noal­co.
In­for­mó la se­ño­ra que es­pe­ró to­do el día y la no­che del lu­nes y a ca­da mo­men­to se in­tran­qui­li­za­ba “en vis­ta de que siem­pre ha­bía si­do un hom­bre de ho­gar”.

     Di­jo que por la ma­ña­na del mar­tes lla­mó al li­cen­cia­do Le­cuo­na pa­ra que hi­cie­ra la de­nun­cia de la de­sa­pa­ri­ción, pe­ro al po­co ra­to se pre­sen­tó un agen­te del Ser­vi­cio Se­cre­to pa­ra de­cir­le fría­men­te que Max Tril­nik Las­ser ha­bía si­do ase­si­na­do en la ca­rre­te­ra del De­sier­to de los Leo­nes.

     Fi­nal­men­te, la se­ño­ra agre­gó que a su do­mi­ci­lio lle­gó un ge­ne­ral de ape­lli­do Rin­cón Ga­llar­do, ami­go de la fa­mi­lia, quien le pro­me­tió ha­cer ges­tio­nes an­te la Je­fa­tu­ra de Po­li­cía pa­ra que se des­cu­brie­ra al au­tor o au­to­res de la muer­te del po­la­co.

     La se­ño­ra afir­mó que no sa­bía si su es­po­so te­nía o no ene­mi­gos y si man­te­nía re­la­cio­nes amo­ro­sas con al­gu­nas mu­je­res, pe­ro que sí po­día de­cir que era de cos­tum­bres mo­ra­les y que no gus­ta­ba de to­mar be­bi­das em­bria­gan­tes. Es­ta­ba na­cio­na­li­za­do des­de ha­cía po­co más de diez años, pues apren­dió a que­rer a es­te país al que lle­gó ha­cía 14 años. La se­ño­ra con­clu­yó que era ru­sa, na­ci­da en Odes­sa.

     A úl­ti­ma ho­ra se in­for­mó que en el in­te­rior del lu­jo­so au­to fue en­co­tra­do un cas­qui­llo, ca­li­bre .32 mi­lí­me­tros de pis­to­la au­to­má­ti­ca y que en el cuer­po no ha­bía re­si­duos de li­cor.

GRAN CON­FU­SION

     “¡Si Max no me ma­ta... lo ma­to o se ma­ta él mis­mo!”.

     Tal fue la ex­pre­sión de un se­ñor -se­gún pu­bli­ca­ción del 2 de ju­lio de 1953- de ape­lli­do Pou­get, “an­te el pa­tru­lle­ro 4827, la ma­dru­ga­da del do­min­go 28 de ju­nio”.

     El guar­dián se pre­sen­tó en Ma­za­tlán y Mon­tes de Oca, Colonia Condesa, de­bi­do al lla­ma­do ur­gen­te que le hi­zo la se­ño­ra Pou­get.

     A la 1:45 ho­ras del do­min­go, su­bió el pa­tru­lle­ro al cuar­to pi­so, don­de una se­ño­ra le di­jo que “aca­ba­ban de su­frir un ata­que por par­te de Max”. Cuan­do el guar­dián de la ley le pi­dió que le ex­pli­ca­ra quién es Max, la de­nun­cian­te di­jo que Max Tril­nik Las­ser fue so­cio de su es­po­so en tres em­pre­sas di­fe­ren­tes y hu­bo se­rias di­fe­ren­cias, que cul­mi­na­ron con el atra­co rea­li­za­do a la sa­li­da del ci­ne Mé­xi­co, co­mo a las on­ce de la no­che, del sá­ba­do 27 de ju­nio de 1953.

     -¿Tie­ne al­gún mo­ti­vo ese se­ñor Max pa­ra ma­tar a su es­po­so? -pre­gun­tó el pa­tru­lle­ro 4827.

     -Cla­ro que lo tie­ne, pues am­bos son pro­pie­ta­rios de una fór­mu­la se­cre­ta que se pa­ten­tó en Es­ta­dos Uni­dos y aho­ra Max quie­re que mi es­po­so de­sa­pa­rez­ca pa­ra que­dar­se co­mo úni­co due­ño de la fór­mu­la -con­tes­tó la se­ño­ra. Fue cuan­do sa­lió el se­ñor Pou­get pa­ra de­cir que “si Max no lo ma­ta­ba, lo ma­ta­ba él o se ma­ta­ba aquel mis­mo”.

     La po­li­cía mon­tó guar­dia has­ta las 6:15 ho­ras del do­min­go 28, sin que el mul­ti­ci­ta­do Max se pre­sen­ta­ra en el área. Lue­go, la Po­li­cía Pre­ven­ti­va se en­te­ró que Max es­ta­ba muer­to con un ba­la­zo en la ca­be­za...

     El po­la­co po­seía de­par­ta­men­tos, uno en Pa­seo de la Re­for­ma y otro en Hui­cha­pan nú­me­ro 1, in­te­rior 3. Y va­rios de­tec­ti­ves sus­ten­ta­ban la teo­ría de que se tra­ta­ba de un cri­men con per­fi­les ne­ta­men­te pa­sio­na­les, mien­tras otros creían que el ho­mi­ci­dio se co­me­tió a la som­bra de fuer­tes in­te­re­ses por el trá­fi­co de al­go, que lo mis­mo po­dían ser ener­van­tes, que ar­mas o pro­duc­tos quí­mi­cos ob­te­ni­dos de con­tra­ban­do.

     De to­das ma­ne­ras, la ma­yo­ría su­po­nía que el cri­mi­nal go­za­ba de la en­te­ra con­fian­za de la víc­ti­ma, ya que iba en el asien­to tra­se­ro del Buick. El je­fe del Ser­vi­cio Se­cre­to era el co­ro­nel Ma­nuel Men­do­za Do­mín­guez. Y pu­do sa­ber­se que des­de el 19 de ju­nio, al sen­tir­se aco­sa­do, Max Tril­nik acu­dió an­te el juez se­gun­do de dis­tri­to en ma­te­ria pe­nal, li­cen­cia­do Clo­ta­rio Mar­ga­lli, en de­man­da de am­pa­ro de la jus­ti­cia fe­de­ral. El de­man­dan­te ex­pli­có que va­rios in­di­vi­duos le bus­ca­ban con gran in­te­rés pa­ra “apre­hen­der­lo a co­mo die­ra lu­gar”. El juez Mar­ga­lli le con­ce­dió la sus­pen­sión pro­vi­sio­nal me­dian­te una fian­za de 150 pe­sos en efec­ti­vo.

Careo entre los implicados.

Foto: Archivo Gráfico/LA PRENSA




Honorio y su cómplice, tras las rejas.

Fotos: Archivo Gráfico/LA PRENSA


SOS­PE­CHAS

     El sá­ba­do 4 de ju­lio de 1953 se pu­bli­có que las in­ves­ti­ga­cio­nes rea­li­za­das se­ña­la­ban co­mo sos­pe­cho­sa a la so­vié­ti­ca Li­dia S. viu­da de Tril­nik. Se sa­bía que la se­ño­ra vi­si­tó la ne­go­cia­ción de su es­po­so el día an­te­rior al que se co­no­ció su muer­te y di­jo a sus tra­ba­ja­do­res que “a par­tir de ese mo­men­to ella se ha­ría car­go de la ad­mi­nis­tra­ción, pues sa­bía que a su ma­ri­do le ha­bía su­ce­di­do al­go”. La idea de que ella lo hu­bie­ra man­da­do ma­tar co­bra­ba fuer­za por­que Li­dia ha­bló por te­lé­fo­no el mar­tes, co­mo a las seis de la ma­ña­na, or­de­nan­do al ve­la­dor que sa­ca­ra to­dos los ob­je­tos del cuar­to de Wal­ter Johns­ton -hom­bre de con­fian­za de Max Tril­nik- y que los lle­va­ra al do­mi­ci­lio de la ru­sa, pe­ro que es­to lo hi­cie­ra rá­pi­do.

     Tam­bién se su­po que Wal­ter Johns­ton ja­más fal­ta­ba a dor­mir en el cuar­to que se le ha­bía asig­na­do en la ne­go­cia­ción quí­mi­ca, pe­ro, pre­ci­sa­men­te el lu­nes por la no­che, vís­pe­ra de que fue­ra des­cu­bier­to el cuer­po de Max, Wal­ter no lle­gó al dor­mi­to­rio, cau­san­do ex­tra­ñe­za en el ve­la­dor, pues sa­bía que Wal­ter era un hom­bre, si bien des­preo­cu­pa­do, sí muy cum­pli­do.

     Cen­tre­mos aho­ra nues­tra mi­ra­da en dos per­so­na­jes muy cer­ca­nos al em­pre­sa­rio vic­ti­ma­do a bor­do de su au­to en la ca­rre­te­ra ha­cia el De­sier­to de los Leo­nes y de la es­po­sa de és­te, Li­dia S. viu­da de Tril­nik.

     Se tra­ta de Wal­ter Johns­ton, hom­bre de con­fian­za de Max, y a quien se le ha­bía asig­na­do un cuar­to-dor­mi­to­rio en la ne­go­cia­ción quí­mi­ca del em­pre­sa­rio oc­ci­so. El lu­nes 29 de ju­nio a tem­pra­na ho­ra fue ata­ca­do Max Tril­nik Las­ser y se su­po que ese día por la no­che, Wal­ter no lle­gó al dor­mi­to­rio, cau­san­do la na­tu­ral ex­tra­ñe­za en el ve­la­dor, pues sa­bía que Wal­ter era un hom­bre muy cum­pli­do.

     Por otra par­te, las sos­pe­chas re­caían en la es­po­sa de Max Tril­nik, Li­dia S. viu­da de Tril­nik. Se su­po que el 4 de ju­lio de 1953, se­gún in­ves­ti­ga­cio­nes que ha­bían rea­li­za­do agen­tes del Ser­vi­cio Se­cre­to y la Po­li­cía Ju­di­cial, la se­ño­ra vi­si­tó la ne­go­cia­ción de su es­po­so el día an­te­rior al que se co­no­ció su muer­te.

     La idea de que ella lo hu­bie­ra man­da­do ma­tar co­bra­ba fuer­za por­que Li­dia or­de­nó al ve­la­dor que sa­ca­ra to­dos los ob­je­tos de va­lor de Wal­ter Johns­ton y que los lle­va­ra al do­mi­ci­lio de la ru­sa, pe­ro que es­to lo hi­cie­ra rá­pi­do. Una se­ño­ra de nom­bre Vir­gi­nia, fá­mu­la de los Tril­nik, re­ci­bió los en­se­res en el de­par­ta­men­to 903 de Re­for­ma 77, Edi­fi­cio La­ti­noa­me­ri­ca­no. 
     Por una par­te la fal­ta de Johns­ton a dor­mir a su cuar­to esa no­che y por la otra el he­cho de que Li­dia ha­ya en­via­do por la ro­pa y sus ob­je­tos per­so­na­les, da­ban oca­sión a pen­sar a los de­tec­ti­ves que no se­ría re­mo­to que am­bas per­so­nas fue­ran la cla­ve del cri­men. In­clu­so que fue­ran aman­tes.

     Se ha­bía con­fir­ma­do que Max es­ta­ba en la más es­pan­to­sa rui­na. Te­nía deu­das por 450,000 pe­sos y ni un so­lo cen­ta­vo pa­ra cu­brir­la.

     Una de las úl­ti­mas tri­qui­ñue­las del po­la­co na­cio­na­li­za­do me­xi­ca­no fue ha­ber otor­ga­do le­tras de cam­bio por más de 450,000 pe­sos a fa­vor de di­ver­sas per­so­nas, ava­la­das por las fir­mas de per­so­nas sol­ven­tes. El sá­ba­do 29 de ju­nio de 1953, Max di­jo a sus acree­do­res que “es­ta­ba por re­ci­bir fuer­te can­ti­dad di­ne­ro de la ciu­dad de Pue­bla”, don­de ha­bía ad­qui­ri­do un fuer­te pe­di­do de al­co­hol in­dus­tria­li­za­do, y que de­sea­ba re­co­ger las le­tras de cam­bio am­pa­ran­do su va­lor los che­ques que a con­ti­nua­ción les ex­pi­dió, sa­bien­do de an­te­ma­no que no te­nía ni un cen­ta­vo y que tam­po­co re­ci­bi­ría de Pue­bla al­go.

     El lu­nes si­guien­te los acree­do­res de Max se pre­sen­ta­ron en un ban­co a so­li­ci­tar el pa­go de los do­cu­men­tos gi­ra­dos por el po­la­co-me­xi­ca­no, en­con­trán­do­se que no ha­bía fon­dos pa­ra la li­qui­da­ción.

     El mon­to que en che­ques re­pre­sen­ta­ba la can­ti­dad exi­gi­da por los acree­do­res as­cen­dió exac­ta­men­te a 235,000 pe­sos. Es­tos re­co­no­cie­ron que ha­bían si­do en­ga­ña­dos una vez más por Max.

     Al bus­car­lo en su do­mi­ci­lio, Li­dia les di­jo que “efec­ti­va­men­te, los che­ques se­rían pa­ga­dos”.

     En 1941 se ha­bían ca­sa­do Li­dia y Max. El te­nía di­ne­ro que per­dió en em­pre­sas in­fruc­tuo­sas. Lo­gró sor­pren­der a los in­dus­tria­les Si­món Pup­ko y Na­tan Pfef­fer, quie­nes apor­ta­ron grue­sas su­mas de di­ne­ro pa­ra las “aven­tu­ras em­pre­sa­ria­les” de Max.

     Bas­te men­cio­nar que tra­tó de di­vi­dir a sus so­cios, in­clu­so le pro­pu­so a uno que “eli­mi­na­ran” al otro y lue­go di­sol­vió la so­cie­dad, in­ten­tan­do fa­bri­car éter en Quí­mi­ca In­dus­trial (Jú­pi­ter 3, Co­lo­nia San Si­món Tol­ná­huatl), pe­ro el mis­mo día en que inau­gu­ró su em­pre­sa ¡es­ta­lló al no sa­ber ma­ne­jar los áci­dos los tra­ba­ja­do­res!

     En­ton­ces co­men­zó a fa­bri­car al­co­hol in­dus­trial que no pa­ga­ba im­pues­tos tan al­tos co­mo el al­co­hol po­ta­ble y lo ven­dió eva­dien­do al fis­co, pe­ro la Se­cre­ta­ría de Ha­cien­da lo atra­pó y mul­tó con 35,000 pe­sos. Só­lo pu­do pa­gar $20,000 y que­dó em­bar­ga­do su au­to­mó­vil... pe­ro lle­gó a un acuer­do: le de­ja­rían el Buick a cam­bio de cier­tas de­nun­cias de otras al­co­ho­le­rías clan­des­ti­nas. Do­ce per­so­nas fue­ron se­ve­ra­men­te san­cio­na­das por Ha­cien­da, de­bi­do a la trai­ción de Max.

     Las deu­das de Max cre­cían y la viu­da se­guía en­ga­ñan­do a las au­to­ri­da­des. De he­cho, des­de el prin­ci­pio su­po to­do. No ha­bía tal “ase­si­na­to”; to­do era par­te de un plan des­ca­be­lla­do de su es­po­so.

     Pe­ro no fue sen­ci­llo acla­rar el asun­to, por­que la cla­ve es­ta­ba en ru­so. Sí, me­dian­te va­rias car­tas pós­tu­mas que en tal idio­ma de­jó es­cri­tas Max a su mu­jer y a su abo­ga­do.
Mien­tras lle­ga­ba la tra­duc­ción, se­guía­se pen­san­do que Li­dia era cul­pa­ble. Di­jo la po­li­cía que la viu­da era muy am­bi­cio­sa y qui­zá pre­ten­día que­dar­se con la fá­bri­ca de al­co­hol, a sa­bien­das de que no po­drían em­bar­gar­la los acree­do­res de Max.

     Po­co a po­co las in­ves­ti­ga­cio­nes arro­ja­ban da­tos im­por­tan­tes y el car­pin­te­ro Ho­no­rio Ruiz Al­ba con­fe­só que Max lo ha­bía “in­vi­ta­do a ma­tar al in­dus­trial Pup­ko, a cam­bio de 2,000 pe­sos en efec­ti­vo y una pis­to­la es­cua­dra”. Fi­nal­men­te, no hu­bo aten­ta­do con­tra Pup­ko.

El homicida interrogado afuera
de su celda.


Foto: Archivo Gráfico/LA PRENSA

Honorio, ya preso, dijo la verdad.

Foto: Archivo Gráfico/LA PRENSA


Reconstrucción de hechos.

Foto: Archivo Gráfico/LA PRENSA


Honorio Ruiz con el
arma homicida.


Foto: Archivo Gráfico/LA PRENSA

     El ca­so Tril­nik co­men­za­ba a acla­rar­se, por­que se su­po de la exis­ten­cia de las car­tas pós­tu­mas, una de ellas ser­vi­ría co­mo tes­ta­men­to, otra era de des­pe­di­da pa­ra Li­dia y la úl­ti­ma de­ta­lla­ba las deu­das de Max. Es­ta­ba cla­ro: Tril­nik mu­rió por su vo­lun­tad, pa­gan­do a al­guien pa­ra que le dis­pa­ra­ra, des­pués de to­mar un se­gu­ro de vi­da por cre­ci­da su­ma.

     El co­man­dan­te Fran­cis­co Agui­lar San­ta Ola­lla mos­tró a los dia­ris­tas, una de las car­tas es­cri­tas en ru­so y tra­du­ci­da al es­pa­ñol:

     “Que­ri­da ma­ra­vi­llo­sa mu­cha­chi­ta. Quie­ro es­cri­bir­te sin má­qui­na. Re­cuer­do cuan­do nos co­no­ci­mos y ten­go que re­co­no­cer que a na­die he que­ri­do co­mo a ti. De na­die me acuer­do aho­ra, ab­so­lu­ta­men­te de na­die: ni pa­rien­tes ni an­te­rio­res amis­ta­des. Pe­ro eso no quie­re de­cir que tú me tie­nes que com­pa­de­cer, por nin­gún mo­ti­vo. Sin fal­ta, cá­sa­te y quie­re mu­cho a tu fu­tu­ro es­po­so. Tú eres una ma­ra­vi­llo­sa mu­jer: bo­ni­ta, in­te­li­gen­te, gui­sas bien, et­cé­te­ra. Te be­so mu­cho, mu­cho”. Se com­pro­bó en­ton­ces que Tril­nik arre­gló to­do pa­ra que su muer­te pa­re­cie­ra ase­si­na­to y así que­dó acla­ra­do el mó­vil del ho­mi­ci­dio.

     La res­pon­sa­bi­li­dad de és­te re­caía so­bre uno de los car­pin­te­ros de­te­ni­dos: Ho­no­rio Ruiz Al­ba o Ani­ce­to Ruiz Es­cu­tia. Que­da­ba así con­cluí­do el enig­má­ti­co asun­to que aca­pa­ró la aten­ción del pú­bli­co.

     Las car­tas “ha­bla­ban” por sí so­las. Los pe­ri­tos en gra­fos­co­pía di­je­ron que las ha­bía es­cri­ro Max, pe­ro ba­jo una te­rri­ble cri­sis ner­vio­sa. El plan con­sis­tía en que al mo­rir el po­la­co-me­xi­ca­no las deu­das no po­dían co­brar­se a su viu­da, quien, ade­más, iba a co­brar un se­gu­ro de vi­da por 100,000 pe­sos y una pen­sión por igual can­ti­dad.

     Na­da más que no con­tó Max, cuan­do hi­zo las mi­si­vas, en que su muer­te se con­ver­ti­ría en un es­ca­bro­so asun­to y tu­vie­ran las au­to­ri­da­des que in­ves­ti­gar sus ma­qui­na­cio­nes pa­ra de­jar ri­ca a Li­dia, quien no ten­dría en­ton­ces los mi­les de pe­sos que so­ñó de­jar­le. En re­su­men, Max bus­có sa­cri­fi­car­se en un he­cho que no te­nía an­te­ce­den­tes en Mé­xi­co, sin lo­grar los pro­pó­si­tos que bus­có pa­ra su fa­mi­lia.

     Otra car­ta ex­pre­sa­ba sus ins­truc­cio­nes res­pec­to a la deu­da y aña­día: “así que es la úl­ti­ma vez que te ve­ré en es­te mun­do. Tra­ta­ré de es­tar se­co con­ti­go pa­ra no trai­cio­nar­me. Per­dó­na­me, pe­ro se­rá la úl­ti­ma vez. Es muy di­fí­cil de pre­ver, pe­ro me arre­gla­ré de tal mo­do de que no ha­ya ni sos­pe­chas de que me sui­ci­dé. Arre­gla­ré de tal mo­do que pien­sen que es ase­si­na­to, pa­ra que co­bres el se­gu­ro de 100,000 pe­sos, más pen­sión. To­do es una co­me­dia. Pe­ro an­tes ma­to a Pup­ko y si pue­do a ella y a su hi­ja. Ve­rás que to­do irá bien sin mí. No to­mes to­do trá­gi­ca­men­te. Pa­ra to­do el mun­do tie­ne que ser en­ten­di­do que me ma­ta­ron. Ya lo arre­gla­ré pa­ra que me pe­guen un ti­ro. Es­to pa­ra anu­lar las deu­das y pa­ra que co­bres el se­gu­ro. Y ade­lan­te con la son­ri­sa. Me in­te­rrum­pen, lue­go te es­cri­bi­ré más”...


     El jue­ves 16 de ju­lio de 1953, el car­pin­te­ro Ho­no­rio Ruiz Al­ba di­jo: “yo ma­té a Tril­nik, no tu­ve más re­me­dio que dar­le un ti­ro, ya que no te­nía va­lor pa­ra sui­ci­dar­se. Me pa­gó buen di­ne­ro y la pis­to­la. Siem­pre es­tu­vi­mos so­los en el au­to, yo iba en el asien­to tra­se­ro. No hu­bo tes­ti­gos”.

     El po­la­co in­te­li­gen­te se pa­só de lis­to. No hu­bo pa­go de se­gu­ro de vi­da y la ru­sa Li­dia se que­dó con una fá­bri­ca en quie­bra y mar­ca­da por la sos­pe­cha po­pu­lar.

Lidia S. viuda de Trilnik

Foto: Archivo Gráfico/LA PRENSA

3 comentarios:

  1. me encanta tu blog, estoy haciendo una investigación de la policía de los años 20,s a los 70,s me podrían orientar con algunas informaciones, y yo con mucho gusto te daré algunos datos policíacos gracias .... ojala me puedas responder, excelente trabajo el que muestras...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por sus comentarios. La hemeroteca de LA PRENSA es la fuente donde investigo y está a sus órdenes. Saludos cordiales.

      Eliminar
  2. Gracias Luis, con mucho gusto, si me das tu correo podremos intercambiar impresiones acerca de lo que investigas. Quedo a tus órdenes.

    ResponderEliminar