miércoles, 29 de agosto de 2012

PACO SIERRA

El barítono pasó varios años en Lecumberri
Foto: Archivo Gráfico/LA PRENSA




En 1952, a los 42 años, Pa­co Sie­rra que­ría ser el me­jor can­tan­te de ópe­ra de Mé­xi­co, el me­jor ar­tis­ta, el más ri­co. Y ha­ría pa­ra ello lo que fue­ra.
Su am­bi­ción lo lle­vó a ser, por 18 años, el me­jor can­tan­te de las cár­ce­les me­xi­ca­nas.
Pa­co Sie­rra se ha­bía ca­sa­do con Es­pe­ran­za Iris en 1938 cuan­do ella ca­si le do­bla­ba la edad. Ele­vó su ni­vel de vi­da, se le abrie­ron las puer­tas de gran­des es­ce­na­rios no só­lo aquí si­no en el ex­tran­je­ro; la gran ar­tis­ta le abrió ge­ne­ro­sa­men­te la car­te­ra y lo in­tro­du­jo en el ex­clu­si­vo cír­cu­lo de los triun­fa­do­res, co­mo lo era ella. Pe­ro Pa­co que­ría más... y pron­to. Se aso­ció con Emi­lio Are­lla­no Sche­te­li­ge en los más lo­cos pro­yec­tos. Y co­mo no fruc­ti­fi­ca­ron, de­ci­die­ron por uno que aca­bó con to­do.
Es­ta es la his­to­ria que con­ta­ron pun­tual­men­te en LA PREN­SA a lo lar­go de 30 años, Ra­fael Pé­rez Mar­tín del Cam­po, Car­los Bor­bo­lla, En­ri­que Me­ti­ni­des, Víc­tor Ce­ja Re­yes y otros.
Pa­co Sie­rra Cor­de­ro na­ció en Chi­hua­hua el 12 de sep­tiem­bre de 1910 cuan­do ya Es­pe­ran­za Iris te­nía 22 años; ha­bía na­ci­do en 1888 en San Juan Bau­tis­ta, hoy Vi­lla­her­mo­sa y se lla­ma­ba Ma­ría Es­pe­ran­za Bon­fil.

Se casó con Esperanza Iris en 1938
Foto: Archivo Gráfico/LA PRENSA


A los 20 años Pa­co era con­ta­dor pri­va­do, ha­bla­ba in­glés y es­tu­dia­ba vio­lín y can­to en el Dis­tri­to Fe­de­ral con los maes­tros Pier­son y Da­vid Sil­va, pa­dre del ac­tor del mis­mo nom­bre. Es­pe­ran­za ya era una di­va de 42 años. Se le co­no­cía co­mo “La Rei­na de la Ope­re­ta”.
Las opor­tu­ni­da­des ha­bía que bus­car­las en to­das par­tes y Pa­co to­có to­das las puer­tas y se co­ló por cuan­tas se lo per­mi­tie­ron. Así lle­gó cer­ca de do­ña Es­pe­ran­za, que ya te­nía un tea­tro con su nom­bre que fue inau­gu­ra­do en 1918 por don Ve­nus­tia­no Ca­rran­za. Le ca­yó bien el vio­li­nis­ta de or­ques­ta ba­ra­ta y em­pe­zó a pro­te­ger­lo; le gus­ta­ba su fi­gu­ra va­ro­nil, su sol­tu­ra... y su am­bi­ción.
A su som­bra las ca­pa­ci­da­des ar­tís­ti­cas del jo­ven fue­ron me­jor apre­cia­das y a los 23 años de­bu­tó co­mo ba­rí­to­no en el Es­pe­ran­za Iris en la zar­zue­la es­pa­ño­la “La Re­vol­to­sa”. Can­tó en la Sca­la de Mi­lán, Be­llas Ar­tes y el Me­tro­po­li­tan Ope­ra Hou­se de Nue­va York y en el Tea­tro Mu­ni­ci­pal de Río de Ja­nei­ro.
El 28 de di­ciem­bre de 1938, el Día de los Ino­cen­tes, se ca­só con Es­pe­ran­za. Ella te­nía 50 años, él 28. Vi­vían en los al­tos del tea­tro, en la ca­lle Don­ce­les.
La pa­re­ja via­ja­ba mu­cho por to­do el país y por el ex­tran­je­ro. Pa­co era el com­pa­ñe­ro ideal pa­ra la mu­jer que ha­bía triun­fa­do en los es­ce­na­rios, pe­ro no en el amor.

Esperanza Iris y Paco Sierra en un programa radiofónico
transmitido por la XEQ, cuando la fama les sonreía.
Foto: Archivo Gráfico/LA PRENSA


La vi­da pa­re­cía ir so­bre rue­das, pe­ro Pa­co no ce­ja­ba de bus­car por su par­te el ne­go­cio que lo li­be­ra­ra de la tu­te­la ma­tri­mo­nial y la de­pen­den­cia eco­nó­mi­ca. Y pa­ra com­pli­car su si­tua­ción, en 1949 se en­re­dó con la gua­pa em­plea­da do­més­ti­ca de la ca­sa, Con­cep­ción Man­za­no, con quien tu­vo un hi­jo, lo que en­fu­re­ció a Esperanza.
Hu­bo pro­ble­mas en el ma­tri­mo­nio y Pa­co or­ga­ni­zó un via­je a Es­ta­dos Uni­dos pa­ra com­prar un co­che pa­ra la di­va. Al re­gre­sar, en Nue­vo La­re­do un in­di­vi­duo lo abor­dó y le di­jo: “Qui­hu­bo pai­sa­no”. Re­sul­tó ser Emi­lio Are­lla­no Sche­te­li­ge, de tur­bio his­to­rial, quien ya no se le des­pe­gó.
Dos años des­pués Are­lla­no le pro­pu­so el ne­go­cio de su vi­da, se lla­ma­ba “Post Mor­tem S.A.”. Has­ta lo con­ven­ció de plan­teár­se­lo al mis­mo don Fi­del Ve­lásquez, ya pa­ra en­ton­ces pas­tor del obre­ris­mo me­xi­ca­no. (Pa­co fue a pri­sión dos dé­ca­das, sa­lió li­bre, re­hi­zo su vi­da, mu­rió... y don Fi­del se­guía).
Pa­co y Emi­lio te­nían al­go en co­mún: que­rían ser ri­cos a cual­quier pre­cio.
Emi­lio Are­lla­no Sche­te­li­ge era chi­hua­huen­se co­mo el ar­tis­ta. Se con­vir­tió en ami­go de Pa­co, au­xi­liar, se­cre­ta­rio, co­bra­dor, pa­ga­dor, y po­si­ble­men­te has­ta con­fi­den­te.
Na­ció en 1904, sus pa­dres Lo­ren­zo y Ma­til­de te­nían pre­dios mi­ne­ros y tien­das. En 1911 se fue­ron a Te­xas por los de­sór­de­nes de la Re­vo­lu­ción y Lo­ren­zo se de­di­có a com­prar y ven­der ga­na­do y te­rre­nos. El exi­lio du­ró 10 años y Emi­lio es­tu­dia­ba in­ge­nie­ría mi­ne­ra cuan­do la fa­mi­lia vol­vió a Mé­xi­co en 1921.
En 1923 vi­nie­ron al Dis­tri­to Fe­de­ral. Emi­lio tra­ba­ja­ba en Fe­rro­ca­rri­les Na­cio­na­les, pe­ro pa­só a la Te­so­re­ría del Dis­tri­to co­mo ins­pec­tor de pe­ri­tos va­lua­do­res cuan­do a su pa­dre lo nom­bra­ron ofi­cial ma­yor. Ese mis­mo año mu­rió Lo­ren­zo y po­co des­pués Ma­til­de.
Are­lla­no se ca­só en 1925 con Ma­ría Ele­na Vi­llal­ba y en 1926, con su hi­jo Emi­lio re­cién na­ci­do, se fue­ron de Mé­xi­co y él tra­ba­jó en ca­rre­te­ras. Es­tu­vie­ron un tiem­po en De­troit don­de se em­pleó en una fá­bri­ca de co­ches y en Chi­ca­go, don­de apren­dió a ma­ne­jar di­na­mi­ta y ob­tu­vo un tí­tu­lo de quí­mi­co in­dus­trial.
De vuel­ta en Mé­xi­co, en 1933 tu­vie­ron una hi­ja, Ma­ría Ele­na. El tra­ba­jó en Fe­rro­ca­rri­les, co­mo va­lua­dor en el juz­ga­do pri­me­ro ci­vil, en el Ban­co de Obras Pú­bli­cas, en la cons­truc­ción de la ca­rre­te­ra Mé­xi­co-Aca­pul­co, ven­dió trac­to­res du­ran­te la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial, co­mo pe­ri­to en la PGR y se os­ten­ta­ba co­mo “in­ge­nie­ro en mi­nas”.
Por esa épo­ca em­pe­za­ron los pro­ble­mas se­rios de Are­lla­no, que lo lle­va­ron a co­mi­sa­rías y pri­sio­nes, aun­que siem­pre por po­co tiem­po. Gas­ta­ba más de lo que ga­na­ba y el frau­de fue su pa­sa­tiem­po. Ma­ría Ele­na vol­vió a la PGR, don­de era se­cre­ta­ria cuan­do se ca­só. Emi­lio com­pra­ba y ven­día de to­do y tu­vo pro­ble­mas se­rios por in­cum­pli­mien­to. Uno de ellos fue en No­ga­les, So­no­ra, don­de De­me­trio Ki­ria­kis lo acu­só de pa­gar­le una re­me­sa de ma­de­ra con un che­que sin fon­dos. La de­man­da dur­mió has­ta que el 4 de ju­lio de 1943 Cle­men­te Mo­ra­les Ale­sio, en­car­ga­do del ca­ba­ret Río Ro­sa lo acu­só en el Dis­tri­to Fe­de­ral por gi­rar che­ques sin fon­dos y lo hi­zo de­te­ner. Lo pro­ce­sa­ron en dos juz­ga­dos y pa­gó fian­zas de 10,000 pe­sos y 7,000 pe­sos pa­ra sa­lir li­bre y no ser en­via­do a So­no­ra. El 16 de ju­lio de 1947 es­ta­ba otra vez en la ca­lle. Y vol­vió a las an­da­das. En 1946 ha­bía muer­to Emi­lio hi­jo, atro­pe­lla­do por un co­che.
En 1949 co­no­ció a Pa­co Sie­rra y le pro­pu­so va­rios ne­go­cios en los que el ar­tis­ta iba ga­nan­do ex­pe­rien­cia, mien­tras su so­cio re­sol­vía el pro­ble­ma eco­nó­mi­co. Y fi­nal­men­te Emi­lio Are­lla­no Sche­te­li­ge ideó “Post Mor­tem”...
A Pa­co Sie­rra le sa­lió ca­ra esa so­cie­dad, por­que mien­tras él via­ja­ba con la Iris, el so­cio se en­car­ga­ba de to­do aquí y gas­ta­ba bue­nas su­mas de di­ne­ro que, ob­via­men­te, apor­ta­ba Pa­co mien­tras que Emi­lio só­lo po­nía “su ex­pe­rien­cia”. La em­pre­sa pre­ten­día en­car­gar­se de se­pe­lios, de to­do a to­do, de gru­pos de tra­ba­ja­do­res que se ins­cri­bie­ran en el sis­te­ma por dos pe­sos men­sua­les. Pa­ra eso ne­ce­si­ta­ban el vis­to bue­no de Fi­del Ve­lás­quez. El en­ton­ces jo­ven lí­der los en­vió con su se­gun­do, Je­sús Yu­rén, y és­te les pi­dió un pro­yec­to por es­cri­to y un bo­rra­dor del con­tra­to. Pe­ro no re­gre­sa­ron. Al pa­re­cer la idea de Emi­lio no era pre­ci­sa­men­te cum­plir, si­no em­pe­zar a re­co­ger di­ne­ro.

SUR­GE EL PLAN

En­ton­ces sur­gió el gran pro­yec­to. Nun­ca que­dó cla­ro de quién fue la idea. Si de Emi­lio o de Pa­co, o de am­bos. Los dos se echa­ron la cul­pa des­pués. El asun­to era sen­ci­llo, con­tra­tar gen­te pa­ra tra­ba­jar en Oa­xa­ca, ase­gu­rar­los por ele­va­das su­mas y po­ner una bom­ba en el avión en el que via­ja­rían. Y co­brar.
Co­mo siem­pre, el can­tan­te pu­so el di­ne­ro y Emi­lio se en­car­gó de to­do. Acu­dió a com­pa­ñías de se­gu­ros y ob­tu­vo los do­cu­men­tos pa­ra dar le­ga­li­dad al plan.
Tra­tó con el agen­te de se­gu­ros Eduar­do No­rie­ga y to­mó su nom­bre pa­ra “con­tra­tar” a los tra­ba­ja­do­res que irían a Oa­xa­ca. Me­dian­te anun­cios en los dia­rios ofre­ció el tra­ba­jo y cuan­do tu­vo a 5 pros­pec­tos no va­ci­ló en in­cluir a su tío Ra­món Mar­tí­nez Are­lla­no, a quien hi­zo ve­nir de Chi­ca­go pa­ra que fue­ra pie­za cla­ve de la tra­ma. Iba a lle­var la bom­ba, sin sa­ber­lo.
Emi­lio lle­vó a los es­co­gi­dos a las com­pa­ñías ase­gu­ra­do­ras a com­prar se­gu­ros de vi­da por 200,000 y 300,000 pe­sos, en to­tal, ca­si 2.000,000 de pe­sos. Co­mo be­ne­fi­cia­rios se pu­so a gen­te de la ab­so­lu­ta con­fian­za de Pa­co Sie­rra: su ama de lla­ves Sa­ra Gu­tié­rrez Te­no­rio, su aman­te Con­cep­ción Man­za­no y su ami­go Her­me­ne­gil­do Mon­dra­gón Ra­mí­rez.
El via­je a Oa­xa­ca se pla­neó pa­ra el 22 de sep­tiem­bre de 1952, pe­ro co­mo el tiem­po no era tan ma­lo, se pos­pu­so pa­ra el 24 de sep­tiem­bre. La idea de Emi­lio era que la bom­ba es­ta­lla­ra en ple­no vue­lo, pe­ro que se su­pu­sie­ra que el ac­ci­den­te fue pro­vo­ca­do por el mal tiem­po.
Pa­ra es­to apro­ve­chó sus co­no­ci­mien­tos en ex­plo­si­vos. Fas­ci­na­do por los arre­glos de su so­cio, Pa­co Sie­rra co­me­tió la im­pru­den­cia de acom­pa­ñar­lo a com­prar al­gu­nas co­sas y pre­pa­rar el re­loj; se de­jó ver por los em­plea­dos de las tien­das.
El quí­mi­co pre­pa­ró el ar­te­fac­to en el cuar­to de sir­vien­tes de su ca­sa de Ba­ja Ca­li­for­nia 11. El por­te­ro Mi­guel Ra­mí­rez di­jo que se en­ce­rró allí dos días. Pa­ra no preo­cu­par a su fa­mi­lia pro­vo­có un plei­to con Ma­ría Ele­na y és­ta lo co­rrió de su ca­ma. Di­jo que se iría al cuar­ti­to y ahí se que­dó, pe­ro en lo su­yo. Se di­jo des­pués que se iba al cam­po pa­ra pro­bar en des­po­bla­do el es­ta­lli­do de la di­na­mi­ta.
Are­lla­no pen­sa­ba en to­do, es­co­gió esos días por el mal tiem­po. En el cuar­ti­to jun­tó los ele­men­tos: una ba­te­ría de co­che, el re­loj, seis car­tu­chos de di­na­mi­ta, me­chas, sus­tan­cias quí­mi­cas, de­to­nan­tes, ca­bles de luz y una ca­ja de ma­de­ra fi­na. To­do lo me­tió den­tro de una ma­le­ta de piel y lle­vó otra igual pa­ra su tío.
El miér­co­les 24 to­do es­ta­ba lis­to. El avión DC-3 de la CMA sal­dría a las 7 de la ma­ña­na. Emi­lio apro­ve­chó la con­fian­za de su pa­rien­te pa­ra cam­biar­le las ma­le­tas.
Eran otros años los 50s. No ha­bía aten­ta­dos ni me­di­das de se­gu­ri­dad ex­tre­mas. Las ma­le­tas no se re­vi­sa­ban. La bom­ba fue a dar di­rec­ta­men­te al com­par­ti­mien­to de equi­pa­jes que lle­va­ban 17 pa­sa­je­ros y 3 de tri­pu­la­ción; el ca­pi­tán Car­los Ro­drí­guez, el co­pi­lo­to Agus­tín Ju­ra­do y la aza­fa­ta Li­lia No­ve­lo.
Los ase­gu­ra­dos eran el co­lom­bia­no Eze­quiel Ca­ma­cho No­voa, Je­sús Flo­res Bre­tón, su es­po­sa Car­men Cas­ti­llo de Bre­tón, la so­bri­na de és­ta, Yo­lan­da Her­nán­dez Cas­ti­llo, quien era es­po­sa de Eze­quiel y Juan Var­gas Ve­ra. Es­te úl­ti­mo de­ci­dió un día an­tes que lo acom­pa­ña­ra su pa­rien­te Est­her Ma­ga­lla­nes Oroz­co, quien no fue ase­gu­ra­da. Se les di­jo que tra­ba­ja­rían pa­ra una em­pre­sa grin­ga que ha­ría obras pa­ra Fe­rro­ca­rri­les.
Ade­más iban otros diez pa­sa­je­ros, la ma­yo­ría es­ta­dou­ni­den­ses.
El ar­te­fac­to ex­plo­si­vo ha­bía si­do pre­pa­ra­do pa­ra que es­ta­lla­ra una ho­ra des­pués de la sa­li­da, cuan­do el avión iba a mi­tad del ca­mi­no a Oa­xa­ca. No con­ta­ron los di­na­mi­te­ros con que la na­ve sal­dría con 45 mi­nu­tos de re­tra­so. Cuan­do el DC-3 lle­va­ba 15 mi­nu­tos de vue­lo y to­da­vía no lle­ga­ba a su má­xi­ma al­tu­ra, es­ta­lló la bom­ba. Hi­zo un ho­yo de 60 cen­tí­me­tros de an­cho y el do­ble de lar­go en la par­te del com­par­ti­mien­to de equi­pa­jes, ba­jo la ca­bi­na de man­do. Va­rias ma­le­tas ca­ye­ron. El co­pi­lo­to usa­ba otras pa­ra tra­tar de ta­par el ho­yo y evi­tar que el ai­re que en­tra­ba di­fi­cul­ta­ra las ma­nio­bras del pi­lo­to pa­ra man­te­ner el con­trol. La aza­fa­ta con la ro­pa he­cha ji­ro­nes a cau­sa del es­ta­lli­do, iba de un la­do a otro tran­qui­li­zan­do a los pa­sa­je­ros que se veían mo­rir. Al­gu­nos in­ten­ta­ron rom­per las ven­ta­ni­llas o abrir las puer­tas pa­ra lan­zar­se al va­cío. Veían hu­mo y su­po­nían que la na­ve pron­to se­ría una bo­la de fue­go.
Fue­ron por lo me­nos 20 lar­gos mi­nu­tos de ma­nio­bras en un cie­lo com­ple­ta­men­te bru­mo­so. Ro­drí­guez sa­bía que no po­día re­gre­sar a Mé­xi­co por­que la na­ve no re­sis­ti­ría dar la vuel­ta. Tam­po­co Ve­ra­cruz era op­ción por­que es­ta­ba le­jos.
Pe­ro ade­más no ha­bía mu­cho qué ha­cer por­que no se veía na­da y la ra­dio se des­com­pu­so. La tri­pu­la­ción se­guía me­dio ta­pan­do el ho­yo, apla­can­do a los pa­sa­je­ros y bus­can­do una sa­li­da. Las nu­bes eran una ba­rre­ra.

Aspecto de la aeronave después de la explosión.
Foto: Archivo Gráfico/LA PRENSA


La maleta que contenía la bomba
Foto: Archivo Gráfico/LA PRENSA

Interior del avión
Foto: Archivo Gráfico/LA PRENSA


De pron­to -Ro­drí­guez di­ría que fue la Pro­vi­den­cia- un cla­ro apa­re­ció en la bru­ma y vio tie­rra. Se me­tió por allí y des­pués se le pre­sen­tó el pa­no­ra­ma con cla­ri­dad; se dio cuen­ta que es­ta­ba cer­ca del Ae­ro­puer­to Mi­li­tar de San­ta Lu­cía y ha­cia allá se di­ri­gió.
Ro­drí­guez era un ve­te­ra­no de la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial. Per­te­ne­ció al Es­cua­drón 201 que se su­mó a las fuer­zas alia­das con­tra los ale­ma­nes. Es­tu­vo en Eu­ro­pa en com­ba­te y de allí su pe­ri­cia y san­gre fría pa­ra en­fren­tar mo­men­tos de pe­li­gro.
Aun­que mal­tre­cho, el avión ate­rri­zó en San­ta Lu­cía sin pe­dir per­mi­so. Un ba­ta­llón de sol­da­dos con los ri­fles lis­tos lo ro­dea­ron de in­me­dia­to, pe­ro al ver que te­nía tre­men­do agu­je­ro y echa­ba hu­mo por va­rias par­tes, aban­do­na­ron las ar­mas y fue­ron a pres­tar ayu­da. El co­pi­lo­to abrió las por­te­zue­las y los sol­da­dos ba­ja­ron a los pa­sa­je­ros; dos pre­sen­ta­ban que­ma­du­ras en va­rias par­tes del cuer­po.

Una de las víctimas
Foto: Archivo Gráfico/LA PRENSA


Du­ran­te las in­ves­ti­ga­cio­nes se su­po que, fi­nal­men­te, el hom­bre que agi­tó la pe­ta­qui­lla que guar­da­ba la bom­ba fue el po­la­co Eu­ge­nio Po­logvsky. Fue quien la hi­zo es­ta­llar en ple­no vue­lo. Lue­go se con­fir­mó que el sal­do de ese per­can­ce fue de va­rios que­ma­dos y un muer­to: el pro­pio ex­tran­je­ro, quien sal­tó al va­cío y ca­yó en un pa­ra­je ve­ra­cru­za­no. Su po­li­trau­ma­ti­za­do cuer­po fue en­con­tra­do en las cer­ca­nías de Zo­zo­col­co, Ve­ra­cruz. El po­la­co ha­bía ob­te­ni­do un se­gu­ro de vi­da por 300,000 pe­sos en la com­pa­ñía La Pro­vin­cial, di­ne­ro que no se en­tre­gó a los be­ne­fi­cia­rios al com­pro­bar­se que la caí­da de Eu­ge­nio no fue un ac­ci­den­te, si­no un sui­ci­dio. Hay quie­nes afir­ma­ron que al mo­men­to en que se lan­zó de la ae­ro­na­ve, el ex­tran­je­ro gri­tó: “¡To­do es­tá con­su­ma­do!”

Campesinos cargan el cuerpo de Eugenio Pologvsky.
Foto: Archivo Gráfico/LA PRENSA


To­das las po­li­cías acu­die­ron al lu­gar en cuan­to se su­po la no­ti­cia. Sil­ves­tre Fer­nán­dez fue en­car­ga­do por la Pro­cu­ra­du­ría del Dis­tri­to de in­ves­ti­gar lo ocu­rri­do. Lo pri­me­ro que en­con­tró el ex­pe­ri­men­ta­do de­tec­ti­ve fue la ano­ta­ción de que sie­te bo­le­tos fue­ron com­pra­dos por “Eduar­do No­rie­ga, em­pre­sa­rio de Es­ta­dos Uni­dos”, que te­nía co­mo re­pre­sen­tan­te en es­ta ciu­dad al “in­ge­nie­ro” Emi­lio Are­lla­no. Seis de esos pa­sa­je­ros te­nían se­gu­ro de vi­da.
El de­tec­ti­ve bus­có a Eduar­do pa­ra sa­ber de qué se tra­ta­ba. Y se dio con la sor­pre­sa de que ese no era el Eduar­do que los ase­gu­ra­dos re­co­no­cían. Y se lan­zó con­tra Emi­lio Are­lla­no. El asun­to em­pe­zó a acla­rar­se cuan­do la fa­mi­lia ha­bló de sus co­no­ci­mien­tos en ex­plo­si­vos, de su en­cie­rro de dos días, de las ma­le­tas igua­les. Y cuan­do los pa­sa­je­ros des­cri­bie­ron al hom­bre que los con­tra­tó.
Pa­ra el 25 de sep­tiem­bre ya ha­bía or­den de apre­hen­sión con­tra el acu­sa­do y sus se­ñas las te­nían to­das las po­li­cías de Mé­xi­co. Su nom­bre apa­re­ció en to­dos los pe­rió­di­cos. Y con él, sur­gie­ron las men­cio­nes del can­tan­te Pa­co Sie­rra por lo de “Post Mor­tem” y por­que mu­chos sa­bían de sus re­la­cio­nes. Fue­ron só­lo men­cio­nes al prin­ci­pio. Pe­ro no fal­ta­ron las afir­ma­cio­nes de que Pa­co ha­bía te­ni­do al­go que ver en to­do es­to.
Y Pa­co, acon­se­ja­do por su ami­go, el agen­te ju­di­cial Je­sús Ga­lin­do, se pre­sen­tó a la po­li­cía a de­cir su ver­sión y a en­tre­gar “unos do­cu­men­tos” que le de­jó su so­cio y que re­sul­ta­ron las pó­li­zas de los se­gu­ros. Di­jo que el tram­po­so Emi­lio Are­lla­no le ro­bó mu­cho di­ne­ro, só­lo 100,000 pe­sos con “Post Mor­tem”.
Pa­co Sie­rra de­cía que con la en­tre­ga de do­cu­men­tos com­pro­me­te­do­res, a la Pro­cu­ra­du­ría Ge­ne­ral de la Re­pú­bli­ca, de­mos­tra­ba “su ino­cen­cia” en el aten­ta­do di­na­mi­te­ro.
Hu­bo una reac­ción fa­vo­ra­ble en la opi­nión pú­bli­ca. La fi­gu­ra de Es­pe­ran­za Iris se­guía dan­do som­bra al am­bi­cio­so ba­rí­to­no chi­hua­huen­se.
Pe­ro fue­ron só­lo po­cos días, el 29 de sep­tiem­bre, des­pués de es­con­der­se en Pue­bla y tra­tar de abor­dar un bar­co en Ve­ra­cruz, Emi­lio Are­lla­no fue pre­sen­ta­do a la po­li­cía por su her­ma­no. La Com­pa­ñía Me­xi­ca­na de Avia­ción ha­bía ofre­ci­do 10,000 pe­sos a quien de­tu­vie­ra al di­na­mi­te­ro, pe­ro na­die co­bró la re­com­pen­sa. Emi­lio lo di­jo to­do. Cul­pó a Pa­co Sie­rra. El can­tan­te fue de­te­ni­do cuan­do lle­gó al ae­ro­puer­to en su Ca­di­llac azul pa­ra abor­dar un avión rum­bo a La Ha­ba­na. “Voy y ven­go, no me tar­do”, di­jo a los agen­tes, pe­ro no le cre­ye­ron...

Paco Sierra respondía a las preguntas del reportero
Rafael Pérez Martín del Campo.
Foto: Archivo Gráfico/LA PRENSA



EL COM­PLOT

Pa­co ne­gó to­da cul­pa­bi­li­dad. In­sis­tió en ser otra víc­ti­ma de Are­lla­no. Pe­ro en vio­len­tos ca­reos en el juz­ga­do su cóm­pli­ce lo apa­bu­lló. Y los em­plea­dos de las tien­das -Joa­quín Ruiz, de la jo­ye­ría de Isa­bel la Ca­tó­li­ca 3, fue el más con­tun­den­te-, de las com­pa­ñías de se­gu­ros, los be­ne­fi­cia­rios de és­tos, de­cla­ra­ron en su con­tra y con­fir­ma­ron que el ba­rí­to­no in­ter­vi­no en to­do y se iba a que­dar con la ma­yor par­te del di­ne­ro.
El cho­fer Héc­tor Mar­tí­nez Ta­ma­yo con­fe­só que  tras el ac­ci­den­te su pa­trón, Pa­co Sie­rra, lo en­vió a bus­car a Sa­ra Gu­tié­rrez y Con­cep­ción Man­za­no pa­ra que no di­je­ran na­da.
Pa­co tu­vo, por fin, que con­fe­sar.
Só­lo Es­pe­ran­za Iris si­guió cre­yen­do en su ino­cen­cia. El ex Pre­si­den­te Emi­lio Por­tes Gil le ofre­ció su apo­yo mo­ral. El juez Clo­ta­rio Mar­ga­li fue bue­no, le dio 9 años de pri­sión al can­tan­te, y 30 a Are­lla­no, quien se per­dió en la os­cu­ri­dad de la pri­sión y mu­rió se­xa­ge­na­rio.
Lo de Pa­co fue más allá.

Esperanza Iris visitaba al barítono en Lecumberri.
Foto: Archivo Gráfico/LA PRENSA

Emilio Arellano y Paco Sierra se echaban la culpa uno al otro.
Foto: Archivo Gráfico/LA PRENSA

Cuando lo declararon preso.
Foto: Archivo Gráfico/LA PRENSA


Los abo­ga­dos pa­ga­dos por Es­pe­ran­za Iris qui­sie­ron cum­plir con ella y res­ca­tar de la pri­sión lo más pron­to a su es­po­so. Ape­la­ron de la sen­ten­cia del juez y se fue­ron a un tri­bu­nal que la mo­di­fi­có. En lu­gar de 9 años de cár­cel, le die­ron 29 años.
Pa­co por po­co se mue­re. Y Es­pe­ran­za em­pe­zó a mo­rir ese año de 1958. El 8 de no­viem­bre de 1962 fa­lle­ció.
El can­tan­te se en­te­ró en Le­cum­be­rri de la muer­te de Es­pe­ran­za. So­bre el fé­re­tro de la fa­mo­sa can­tan­te des­cen­dió a la tum­ba una or­quí­dea blan­ca que des­de el pe­nal de Le­cum­be­rri le en­vió su es­po­so Pa­co Sie­rra. Den­tro de la trans­pa­ren­te ca­ja que guar­dó la or­quí­dea, de su pu­ño y le­tra, Pa­co es­cri­bió: “Pa­ra mi rei­na, con el amor in­fi­ni­to de mi in­fi­ni­to do­lor...”

Paco Sierra se enteraba de la muerte de Esperanza
Foto: Archivo Gráfico/LA PRENSA

Lamentó su deceso
Foto: Archivo Gráfico/LA PRENSA


El ba­rí­to­no in­ten­si­fi­có su la­bor cul­tu­ral en el pe­nal, don­de te­nía gru­pos mu­si­ca­les, co­ros, elen­cos tea­tra­les y ma­ria­chis. El 11 de no­viem­bre de 1965 lo pa­sa­ron a la Pe­ni­ten­cia­ría de San­ta Mart­ha, en Iz­ta­pa­la­pa.
El 1o. de ju­nio de 1971 sa­lió li­bre gra­cias a las re­for­mas le­ga­les in­tro­du­ci­das en el go­bier­no de Luis Eche­ve­rría, que to­ma­ban en cuen­ta el tra­ba­jo en pri­sión, la bue­na con­duc­ta y el ti­po de de­li­to pa­ra que­dar en li­ber­tad an­tes de cum­plir el to­tal de la sen­ten­cia. Ya se ha­bía ca­sa­do con Ma­ría Es­pe­ran­za Bau­tis­ta, con quien lle­gó a te­ner cin­co hi­jos. De re­gre­so a su ho­gar, en Vi­lla Olím­pi­ca, brin­dó con su fa­mi­lia por “el fi­nal de la pe­sa­di­lla”. Y vol­vió a can­tar aun­que ya no en los gran­des es­ce­na­rios.
Pa­co Sie­rra mu­rió el 26 de no­viem­bre de 1988 sin ha­ber lo­gra­do sus sue­ños de es­tre­lla­to. Fue se­pul­ta­do en el pan­teón Par­que Me­mo­rial.

Cuando abandonó su celda
Foto: Archivo Gráfico/LA PRENSA


Con su familia, tras recuperar su libertad
Foto: Archivo Gráfico/LA PRENSA

28 comentarios:

  1. Excelente trabajo, ya me habían platicado sobre este suceso y no hace mucho busque información sobre este acontecimiento y no encontré mucha información al respecto. Gracias por el tiempo dedicado, saludos.

    ResponderEliminar
  2. Muchas gracias. Aprecio su comentario y quedo a sus órdenes. Saludos cordiales.

    ResponderEliminar
  3. Excelente trabajo. Muy completo, lo felicito.Mi nombre es Diego Sierra y me interesa ampliar su conocimiento sobre mi tio abuelo y creo que nos podríamos retroalimentar.Estaria muy honrado en que me devolviera el comentario . Muchas gracias.

    ResponderEliminar
  4. Excelente trabajo. Muy completo, lo felicito.Mi nombre es Diego Sierra y me interesa ampliar su conocimiento sobre mi tio abuelo y creo que nos podríamos retroalimentar.Estaria muy honrado en que me devolviera el comentario . Muchas gracias.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La crónica es muy buena, yo no estaría muy orgulloso de ser pariente de él.
      Saludos

      Eliminar
    2. http://www.inbadigital.bellasartes.gob.mx:8080/jspui/handle/11271/174

      Es una investigación del INBA donde se hace un registro de la actividad artística de Francisco Sierra hasta 1952. La descarga es gratuita.

      Eliminar
  5. Diego, muchas gracias por lo que usted expresa hacia mi trabajo. Sin duda, este es uno de los casos que más me ha apasionado. Si tuviera usted algún correo electrónico se lo agradecería. Quedo a sus órdenes y reciba un afectuoso abrazo.

    ResponderEliminar
  6. Claro que si. Le voy a dar dos: diegosierracamacho@hotmail.es y diegosierra165@gmail.com quedo a sus órdenes. Gracias de nuevo

    ResponderEliminar
  7. Estimado Luis Francisco:
    Un buen amigo me compartió la liga de esta historia que leí con gran interés. Hay anécdotas de este atentado aún más asombrosas, que me parece todavía no conoce y creo le pueden interesar. La del siguiente liga es una, publicada a lo largo de seis meses en Revista de Revistas, del periódico Excelsior, hace casi 10 años: http://www.aviafor.com/xaguj/

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Sergio, aprecio mucho su comentario e interés. Gracias también por el dato. Un abrazo.

      Eliminar
  8. ARTICULO EXCELENTE, LO ENVUELVE DE PRINCIPIO A FIN, ENRIQUECIDO CON LAS FOTOGRAFIAS, ESPERO VER MAS TRABAJOS DE UD. PARA EL DELEITE DE LOS LECTORES !GRACIAS !

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchísimas gracias, aprecio su comentario. Saludos cordiales.

      Eliminar
  9. Felicidades por su apasionado, apasionante y excelente trabajo de investigación.

    ResponderEliminar
  10. Muchísimas gracias. Aprecio su comentario.

    ResponderEliminar
  11. Muchísimas gracias. Aprecio su comentario.

    ResponderEliminar
  12. Muchísimas gracias. Aprecio su comentario.

    ResponderEliminar
  13. Yo soy nieta de Esperanza Bautista y viví en Villa Olimpica toda mi infancia. Vi muchas partituras de mi abuelo. No sabia esta historia de el, solo que era cantante. Muy interesante gracias.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Aprecio mucho el comentario que usted comparte. Saludos cordiales!

      Eliminar
    2. Hola Christina, estoy tratando de localizar a tu tia Martha... me puedes contactar?

      Eliminar
  14. Hola. Gracias por compartir esta historia. Me gustaría saber en dónde está el proceso contra Francisco Sierra. ¿En el AGN? Gracias de nuevo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Linda. Seguramente en el AGN. En la hemeroteca de LA PRENSA también tenemos algunos datos. Saludos cordiales.

      Eliminar
  15. I read about this case in a book 'Seven Shares in a Gold Mine' many years ago. It may no longer be in print. Apologies I do not speak Spanish.

    ResponderEliminar
  16. Muy interesante trabajo y la forma en que está redactado lo cautiva a uno. Saludos.

    ResponderEliminar
  17. Muy buen trabajo. Solo pocas personas en estos tiempos recuerdan estos hechos del pasado.

    ResponderEliminar
  18. Interesting article but with a few errors. Emilio did not have a degree - he lied about this. The dinamiteros changed the day of the flight from Monday 22 September to Wednesday 24 September not because of weather but because they could not get the battery for the bomb charged over the weekend.The time of the flight was delayed 15 minutes not 45 minutes. The bomb went off in the baggage compartment as you first said - so there was no-one called Eugenio Pologvsky waving it about. No-one was killed in this incident, only injured. No-one jumped from the plane. This can be checked in the book Seven Shares in a Goldmine written by Margaret Larkin in 1959. She was one of the passengers who survived, attended the courts, and interviewed Paco Sierra and his wife and Emilio Arellano Schtelige. You can also check the book Fatal Civil Aircraft Accidents by Peter J Stevens. On page 43 it states that in this bombing 2 passengers were injured and none killed.

    ResponderEliminar
  19. interesante, la verdad yo desconocía esta historia, gracias por compartir.

    ResponderEliminar
  20. GRACIAS POR COMPARTIRNOS TAN INTERESANTE HISTORIA DE NUESTRO PAIS, PUES TIENE DE TODO, TRAGEDIA, DRAMA Y SOBRE TODO EL AMOR INCONDICIONAL DE UNA GRAN ARTISTA MEXICANA A OTRO, FELICITO DE TODO CORAZON A LOS QUE HICIERON UNA EXTRAORDINARIA INVESTIGACION DE ESTE CASO,MUCHAS GRACIAS.

    ResponderEliminar